“Hay candidatos que están haciendo proselitismo en consulados”: Ana Paola Agudelo

El Mira, partido que se autodeclara independiente, tendrá a esta economista ibaguereña, actual representante a la Cámara por los colombianos en el exterior, como su cabeza de lista al Senado.  

Ana Paola Agudelo, cabeza de lista a Senado por el Mira. Cortesía

¿Quién es Ana Paola Agudelo?

Una mujer sencilla, que viene de una familia humilde, pero que a través de la vida ha tenido diferentes situaciones donde ha podido conocer la realidad de los colombianos dentro y fuera del país. La actual experiencia de estar en el Congreso me ha permitido presentar iniciativas y hacer control político y, teniendo en cuenta mis estudios en temas comerciales y mis labores en sociedades sin ánimo de lucro, eso me parece que es una combinación interesante, pues me ha permitido estar muy cerca de la comunidad.

Usted es actual representante a la Cámara de los colombianos en el exterior, ¿qué ha hecho por ellos?

Lo primero, visibilizar el colectivo dentro del país, que era algo que nadie tenía presente. Comenzamos a tocar las puertas de instituciones y ministerios, pues cuando vamos a ver los programas y políticas públicas que existen, los colombianos en el exterior no están incluidos por desconocimiento del mismo Estado. Así fue que logramos que, dentro del Plan Nacional de Desarrollo, por primera vez, se tomaran como una población y se metió un artículo para que, de manera transversal, todas las políticas en el país los incluyera. Otra cosa: las personas que vivíamos afuera no podíamos tener una cuenta en el Fondo Nacional del Ahorro, no podíamos guardar ahí cesantías, no podíamos ahorrar, no podíamos acceder a créditos para vivienda, y hoy ya existe ese programa.

Lea: Consejo de Estado tumba elección de tres congresistas y entrega sus curules al Mira

Está lo de la libreta militar. Dentro de la nueva Ley de Reclutamiento logramos que para los colombianos en el exterior esta fuera definitiva; antes era por dos años y la persona tenía que venir al país y tramitarla. Con Colpensiones había un convenio con España que no funcionaba. Es para poderse pensionar con las cotizaciones en ambos países, pero había muchos problemas en el proceso y se demoraban entre tres y cinco años tramitando la pensión. Eso ya se logra ahora en pocos meses. Son algunas de las cosas que hemos hecho.

¿Y cuáles son ahora las propuestas que piensa llevar al Senado?

El enfoque ahora, obviamente, es más nacional. En el tema de los colombianos en el exterior, llegar al Senado nos va a dar un nuevo impulso y apoyo porque ahí no ha habido quien hable por este colectivo, al menos en este período. Como mujer que soy y como cabeza de lista, siguiendo los lineamientos del partido Mira, mi objetivo es trabajar por la mujer. Nosotros hemos sido autores y coautores de la ley que penaliza más severamente el maltrato y la violencia contra ella, hemos luchado por la reivindicación de sus derechos e impulsamos en este período la ley contra los ataques con ácido, la ley Natalia Ponce. Queremos también apuntar al emprendimiento y tenemos una propuesta para trabajarla con el Fondo Emprender. Hoy existen recursos para apoyar el emprendimiento en diferentes áreas y en todo el país, y la idea es que haya un porcentaje mínimo garantizado para proyectos liderados por mujeres, por lo menos el 20% cada año.

Usted ha hablado de beneficios tributarios a empresas que contraten mujeres, ¿cómo es eso?

Esa ley ya existe, es una ley de 2010 y trae unos beneficios en materia de lo que son los aportes al Sena, a las cajas de compensación familiar, al ICBF. Algo muy similar a la ley pro-joven, que es para el primer empleo. La idea nuestra es que desde el Congreso podamos hacer todo el acompañamiento y el control político para que esa ley se cumpla.

Como vocera de los colombianos en el exterior, ¿qué hacer frente a la crisis de los migrantes venezolanos?

Eso ya estaba anunciado. Yo misma lo hice desde el Congreso muchos años atrás porque Colombia ha sido un país exportados de migrantes y hoy enfrenta una situación de importación para la que no estábamos preparados. En agosto de 2015, cuando se dio el primer cierre de la frontera y cruzaron miles de colombianos, desde ese momento le dijimos al Gobierno que había que tomar medidas a mediano y largo plazo. Es cierto, se tomaron medidas reactivas, se estableció la tarjeta fronteriza y se han hecho algunas cosas que han servido un poco para aliviar la situación, pero el mismo presidente Santos reconoció que no estábamos preparados. Y no lo estábamos porque no quisimos. Nosotros desde el Congreso hemos trabajado en pro de que se implemente una política integral migratoria para los colombianos en el exterior.

Lea también: Cabeza a cabeza por el Senado: los pesos pesados hacen sus apuestas políticas

Ahora, hay una situación muy preocupante y es que dentro de todo ese grupo de migrantes hay unos que deben tener prioridad y no la tienen: los connacionales que retornan. Aquí existe una Ley de Retorno y lo que vemos en la práctica es que no se le está dando esa ruta de atención a ese colombiano retornado. Está muy bien buscar medidas de convivencia con los venezolanos que llegan, pero hay que darles prioridad a los nacionales. Mire, en 2015, cuando hubo el cierre de la frontera, cerca de 20.000 colombianos regresaron. Pero uno va a ver los registros oficiales y aparecen solo 4.500. Eso significa que cuando el colombiano entra, el Estado no está cumpliendo la obligación de atenderlo.

¿Qué piensa de la propuesta que hizo un candidato presidencial de no tener en cuenta los votos que para las presidenciales se den desde Venezuela?

Los colombianos no podemos perder los derechos por estar fuera del país. Seguimos siendo colombianos y tenemos un derecho y el deber de votar. Ahora, lo importante si es decir que en Venezuela se han dado unos casos de fraude electoral bastante duros. En 2014, los votos llegaron aquí en bolsas de basura. A nosotros nos contaron que en ese entonces pasaban buses llenos de gente, que se robaron un camión con todo el material electoral 15 días antes de las elecciones. Por eso la Procuraduría y la Registraduría tienen que hacer una veeduría real a los votos que van a salir de allá para que sean realmente los votos que la gente está eligiendo. A mí en estos días me llegaron mensajes en las redes sociales diciendo que hay candidatos que están haciendo proselitismo en consulados. Yo no tengo las pruebas, pero cuando el río suena…

¿Qué hacer para que no se repitan hechos como los que le acaban de pasar al Mira, que después de tres años y medio reconocen un error y les dan unas curules ganadas en franca lid?

Y además estuvimos a punto de perder la personería jurídica. En el Congreso, en 2014, a raíz de lo que nos pasó y de las pruebas que recogimos, presentamos una reforma electoral que desafortunadamente no tuvo acogida. Creo que la sentencia que salió a nuestro favor nos tiene que dar todas las bases para hacer una reforma electoral estructural en la que gane la democracia. Finalmente, se les dijo a los colombianos que su voto sí fue válido y usted obtuvo los tres senadores que eligió, pero pasaron tres años y medio. Nosotros llevamos cualquier cantidad de folios con pruebas de todo tipo: videos, audios, papeles, donde finalmente se nos dio la razón. Pero todos estos años fue una pérdida tanto para Colombia como para los electores, y nuestros senadores no pudieron llevar adelante sus propuestas. En la Cámara hicimos un trabajo a conciencia, pero muchas de nuestras iniciativas llegaron después al Senado y no hubo un doliente para sacarlas adelante.

¿No cree que debería investigarse si hubo una segunda intención al utilizar ese tipo de marcador en los tarjetones, que dicen fue lo que causó el error?

Debería, porque además justamente en el tarjetón el logo nuestro, al doblarse, coincidía con el voto en blanco. Pero hubo muchas otras irregularidades que encontramos y denunciamos: en el preconteo íbamos a las arcas triclaves y los votos no estaban; en otro lado los habían quemado, en otro las arcas no tenían candado y cualquiera podía entrar, sacar y meter votos. Por eso la sentencia dice que debe haber un sistema informático donde aparezca la información en tiempo real de las votaciones. No es posible que eso se siga haciendo eso a mano y que si, por ejemplo, hay un cinco, se le ponga un uno adelante y se vuelven 15 votos.

¿A quién va a apoyar el Mira en las presidenciales?

No lo hemos decidido, ahora estamos concentrados en las elecciones a Congreso.  Y la idea es aprovechar esos pocos meses con las curules que recuperamos en el Senado llevando nuevas y buenas propuestas. En 2015 tuvimos una experiencia acompañando a candidatos de otras fuerzas a alcaldías y gobernaciones, alrededor de un programa de gobierno y unas propuestas a desarrollar. Digamos que algunos han cumplido muy bien, otros no tanto. La idea en las presidenciales es también hacer un acuerdo programático, pero aún no se ha tomado ninguna decisión.

El Acuerdo de Paz, ¿hacerlo trizas o reformarlo?

Lo que pasa es que eso ya se firmó como Estado y no lo podemos cambiar. Lo que sí se puede hacer es que en las leyes de implementación presentemos propuestas que redunden realmente en el beneficio de la gente. Nosotros hemos recorrido el país y hemos estado en zonas muy afectadas por la violencia y la gente tiene las mismas necesidades. Nosotros acompañamos el proceso pensando en las víctimas y que trajera desarrollo para el país, sabíamos que eso no iba a pasar en un mes o un año, que se requiere un tiempo, pero tiene que haber un programa estructural. Por ejemplo, uno llega a las veredas y las vías siguen siendo las mismas, no se ve la inversión ni una mejoría. La gente sigue sin agua potable, el campesino está olvidado. Eso hay que mejorarlo.