Registraduría niega existencia de jurados ‘fantasmas’ en la costa Caribe

A pesar de que la entidad aseguró que muchos de los jurados de las pasadas elecciones a Congreso fueron estudiantes universitarios, el senador Armado Benedetti insiste en que fueron jurados implantados de forma irregular.

Archivo El Espectador

El Consejo Nacional Electoral (CNE) se sumó esta semana a quienes tienen en la lupa a la Registraduría, la cual el jueves dio respuesta a la carta enviada por tres magistrados en la que le solicitaron al registrador nacional, Juan Carlos Galindo, explicaciones frente a las denuncias realizadas por el senador Armando Benedetti sobre la indebida introducción de 4.000 jurados de votación en el Atlantico durante las pasadas elecciones legislativas.

Ante los 11 cuestionamientos hechos por Armando Novoa, Emiliano Rivera y Alexánder Vega, la autoridad aseguró que “no existen jurados fantasmas en la costa caribe”.  “Una vez conocidas las inquietudes del senador Benedetti sobre este tema, la Registraduría Nacional del Estado Civil inició las investigaciones y cruces de bases de datos entre los listados de esos jurados de votación y las bases de datos de la seguridad social”, indicó la entidad en un comunicado.

Contexto: Senador Benedetti denuncia 4 mil jurados electorales falsos en Barranquilla

El documento señala que el cruce se realizó no solo con la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila), sino también con el Sistema de Selección de Beneficiarios Para Programas Sociales (Sisben), la Administradora de los Recursos del Sistema de General de Seguridad Social en Salud (Adres) y el Fondo de Soldaridad y Garantía (Fosyga), pues, según el congresista que hizo la acusación, la presunta red de jurados falsos no los registró como aportantes en los sistemas de seguridad social.

Además de presentar dichos datos, la Registraduría insistió en que, en Barranquilla, “ordenó visitas a empresas, entidades e instituciones educativas para realizar una investigación aún más detallada, a partir de nombres y números de cédula concretos incluidos en las bases de datos cargadas por tales entidades y que no figuran en el Pila, es decir, que no tienen seguridad social”. Y que, a partir de esa indagación, conluyó que la mayoría de los jurados designados eran estudiantes universitarios, por lo cual muchos no eran aportantes.

Le puede interesar: No se deje engañar, así lo están incitando a anular su voto

A estas declaraciones, el senador Benedetti respondió que "es ilógico decir que todos los jurados que no aparecen en la base de datos de seguridad social en salud son estudiantes y, el mismo día, enviar millares de oficios a miles de empresas para preguntar porqué sus supuestos trabajadores están fuera de la plantilla Pila".

Desde las elecciones parlamentarias, la Registraduría ha permanecido en el ojo del huracán, cuando recayó sobre ella la responsabilidad de la falta de tarjetones de las consultas de los partidos, que terminó acarreando una oleada de críticas al verse obligada a utilizar fotocopias para que los electores pudieran ejercer su derecho. Además de esto, el jefe de gestión de la autoridad electoral, José Asdrúbal Zapata, renunció por no tramitar el cambio del logo de la campaña de Gustavo Petro, Colombia Humana, en el tarjetón presidencial. Y, para completar este cuadro de desaciertos en la actual contienda, dicho aspirante a la Casa de Nariño insiste en que el software de la Registraduría “está alterado” y que hace falta una falta de veeduría internacional que garantice que los resultados de los próximos comicios cumplan con estándares técnicos de trasparencia y realmente reflejen la voluntad de los electores, lejos de maniobras fraudulentas.