“Si gana Iván Duque, gobierna Uribe”: Ángela María Robledo

La fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro dice que aún existe la posibilidad de una alianza con Fajardo y De la Calle. Afirma que Vargas es el candidato de Santos y que la mayoría de noticias falsas son contra la Colombia Humana, pues si ganan la Presidencia no habrá expropiación.

Óscar Pérez - El Espectador

¿Cómo se ha sentido haciendo campaña junto a Gustavo Petro?

Muy bien. Hice un compromiso con mi familia, con los jóvenes y conmigo misma de estar tranquila y de hacer una campaña con argumentos, con alegría y serenidad. Ha sido una tarea complementaria, y coordinada, con Gustavo. Él va a las plazas públicas. A mí me han correspondido algunas regiones y sectores. Estoy yendo a escuchar a las organizaciones sociales y a las universidades; me he movido en las calles porque lo que yo sé hacer, y lo aprendí de la mano de mi viejo Federichi, es pedagogía. Pedagogía y política.

¿Cuál es su aporte a la campaña?

El que mejor podría contestar esa pregunta es él, pero he querido aportar un compromiso con la implementación del Acuerdo de Paz. Fui por ocho años copresidenta de la Comisión de Paz de la Cámara. Creí en este proceso, junto con Iván Cepeda, cuando nadie creía en él. He venido a dar lo que sé hacer: pedagogía y política. También confianza. Soy una mujer confiable que por donde ha pasado ha dejado logros colectivos y eso, en un país que no hace sino restar y dividir, es importante. Y como mujer también he querido aportar un mensaje: las mujeres en Colombia somos el 52 %, y además de querer representar su voz tengo el compromiso de saldar una deuda histórica en términos de justicia y paridad.

Las encuestas los ponen en un segundo lugar, pero otros análisis dicen que quienes pasarán a segunda vuelta son Iván Duque y Germán Vargas. ¿Qué opina de los pronósticos electorales?

Las encuestas marcan unas tendencias y, de manera sostenida, Gustavo ha estado en el segundo lugar. Pero el resultado que llama poderosamente la atención es el ejercicio de proyección que le da el segundo lugar a Vargas Lleras. Aunque francamente no estamos pensando en eso. Sentimos que ganamos en las regiones, salimos a las plazas y las llenamos. Petro despierta fervor popular. Nadie dijo que iba a ser fácil. Tenemos enormes dificultades, hay muchas noticias falsas sobre la campaña, pero vamos a dar la pelea, a cuidar el apoyo que hemos recibido y responder a la confianza que depositen en nosotros. Es por todos conocidos eso de que: yo voto, tú votas, nosotros votamos y, en ocasiones, quienes escrutan eligen. Por eso hay una tarea enorme de jurados y testigos electorales. Queremos cuidar los votos de la Colombia Humana en cada mesa.

Si pudieran elegir a un rival de segunda vuelta entre Vargas y Duque, ¿cuál sería?

Son lo mismo. Candidatos del establecimiento que se han opuesto a la paz. Iván Duque siempre se retiró de las votaciones del fast track y Vargas Lleras hizo algo parecido. Tal vez sólo apoyó la JEP en la primera vuelta. El partido de Vargas Lleras no apoyó la paz. Cuando Vargas fue vicepresidente, lo único que le importó fue la chequera, fuerte y abultada, para las obras, muchas de las cuales hoy están en entredicho, no sólo por la falta de claridad por su relación con Odebrecht. Duque representa a lo más parecido al fenómeno venezolano: revocar el Congreso, limitándolo a 100 curules, aumentando el umbral para que se queden con el Poder Legislativo Cambio Radical, el Centro Democrático, los liberales y los conservadores, pero además quiere devolvernos a una corte, porque quiere eliminar la Corte Constitucional, que ha sido la garante de la tutela; quiere acabar a la Corte Suprema de Justicia porque investiga las andanzas de su jefe político. No se puede olvidar que si gana Iván Duque, gobierna Uribe. Y cómo no les va a molestar, si hoy la justicia le pisa los talones a Luis Alfredo Ramos, su jefe de debate, y quien al parecer también es un buen muchacho. No sabría a quién escoger: los dos son enemigos de la paz, los dos son más de lo mismo y los dos son un riesgo para los derechos de los colombianos.

¿Hay posibilidad de llegar a un acuerdo para segunda vuelta entre los que defienden la paz?

A Gustavo lo acusan de ser sectario, pero justo ha sido él quien desde hace meses ha pedido una alianza. Hemos estado dispuestos a que al menos suscribamos un acuerdo previo a la primera. En esto hemos hecho un esfuerzo Clara López y yo, pero también, debo reconocerlo, Claudia López se ha sumado en algunas oportunidades. En la Universidad de La Salle hablamos de apoyar al candidato de los tres que pase a la segunda vuelta.

¿Quiere decir que aún se puede llegar a una alianza con Fajardo y De la Calle?

Sí, la política es una práctica abierta. Y hay que seguir insistiendo. Necesitamos ir más allá de los cálculos y que todos entendamos que aquí los verdaderos adversarios están del lado de Vargas Lleras e Iván Duque.

Claudia López la acusa de tramposa y de calcular su renuncia al partido para aspirar a la Vicepresidencia.

Claudia es una mujer de un enorme coraje, que ha cumplido una tarea fundamental en el Congreso y como investigadora de la parapolítica, pero no hay que olvidar que el primero en denunciar este fenómeno fue Gustavo Petro. No respondo a los insultos, porque ese no es mi estilo. Lo único que puedo decir sobre la afirmación de que soy tramposa es que le pida su concepto de mí a Antanas Mockus. Nos conocemos desde hace 25 años, en la mesa del viejo Federichi. Ese maestro común fue el que nos dijo que saliéramos de la academia a hacer política. Que le pregunte a Antanas. Entiendo que esté molesta, pero hay realidades políticas inocultables: somos muchos los verdes que hoy estamos apoyando la campaña de Petro. No se puede tapar el sol con un dedo.

¿Sienten que tienen el apoyo de los verdes y del Polo?

De muchas bases. Incluso del liberalismo. Porque es evidente la fractura entre las bases de los partidos y sus directivos. La mayoría de veces los directivos de las colectividades no están consultando a sus militantes. Y eso explica que esas bases no estén apoyando al candidato elegido por los directivos.

¿Qué ha sido lo más difícil en esta campaña?

Hacer campaña en épocas de noticias falsas ha sido muy difícil. Y no es una dificultad exclusiva para nosotros, sino para todas las campañas. Pero en un país en el que hace falta tanta formación política, la gente tiene menos herramientas para contrastar lo que les llega. El otro reto difícil ha sido construir una nueva relación con los grandes medios de comunicación, donde muchas veces no nos sentimos bien interpretados. Esa tarea de acercarnos a los medios para que nos den espacios, nos interpreten correctamente y no difundan falsas noticias ha sido un esfuerzo. Un ejemplo recurrente es la expropiación. Hemos dicho clara y contundentemente que no habrá expropiación, ni de viviendas, ni de empresas, ni de tierras. Hemos dicho que vamos a revisar el catastro rural porque en Colombia los latifundistas pagan menos impuestos que los campesino. Y aun así siguen diciendo que vamos a expropiar.

Pero en eso de las noticias falsas también ha caído Gustavo Petro, quien compartió un montaje contra Iván Duque...

Hemos tenido que hacer un trabajo de formación también en nuestras redes. En ese caso, Gustavo rectificó, pidió excusas, pero vea lo que ocurrió con Acore. Ellos descontextualizaron una declaración de Gustavo que, hablando de las realidades que viven los jóvenes más pobres, dijo que quería que no tuvieran sólo que elegir entre ser policía o militar. Pero ellos difundieron que decíamos que eran ignorantes. En el Acore lo que hay es una clara intención de apoyar a Iván Duque. La mayoría de noticias falsas son contra nosotros.

¿Cree que en el gobierno de Santos están participando en política?

Se empiezan a asomar las orejas del lobo.

¿Quién es el candidato de Santos?

Sin duda, Vargas Lleras. Y lo digo aterrada, porque pensé que si había algo de lealtad en Juan Manuel Santos iba a respaldar a Humberto de la Calle, un hombre que se jugó la vida en el proceso de paz, pero el partido del presidente se fue con Vargas Lleras, que dijo que no iba a hacer trizas los acuerdos, pero quién le cree a Vargas Lleras. Yo no, ni a él, ni a su partido. Los vi en el Congreso oponerse al Acuerdo de Paz. Fue Rodrigo Lara el que hizo todas las trapisondas para frenar la implementación y hundir, por ejemplo, la reforma política o las circunscripciones para las víctimas. Rodrigo Lara fue tan cínico que pidió que esas circunscripciones fueran para los partidos. No cabe la menor duda de que Santos apoya a Germán Vargas Lleras.

Gustavo Petro ha dicho que si es presidente convocará a una asamblea nacional constituyente...

Convocar a la constituyente también ha sido un planteamiento de Humberto de la Calle, pero la idea es convocarla para reformar asuntos que el Congreso de la República no ha sido capaz: como la reforma a la justicia. Compartimos con De la Calle esa idea de hacer una constituyente territorial y acotada para temas como la reforma a la justicia o la reforma política, pero no va a ser el primer acto de gobierno. El Congreso no ha sido serio. Estuve ocho años allí y nunca se pudieron hacer esas reformas, pero reformas de verdad, no los mamarrachos que terminan construyendo los congresistas. Necesitamos romper la relación entre corrupción y sistema político, y el escenario para eso debería ser una constituyente.