Tras suspender campaña, FARC denunciará al Centro Democrático

Los líderes del partido piden al gobierno garantías para poder avanzar con la campaña. "No estamos en contra de la protesta; la política es así, de acuerdos y desacuerdos, pero lo que estamos viviendo raya con la delincuencia", dicen.

Foto: El Espectador

La suspensión de la campaña electoral de la FARC es temporal. Después de la reunión del Consejo Político Nacional que el partido sostendrá con las autoridades, la campaña se reactivará. En el encuentro, dijo este viernes Pablo Catatumbo, pedirán garantías para poder seguir haciendo política. "Son garantías que están en la Constitución y que están pactadas en los acuerdos de paz", dijo en rueda de prensa uno de los líderes de ese partido. 

Los integrantes de la FARC no tienen dudas de que las "violentas manifestaciones" son orquestadas "y promovidas" por el Centro Democrático, por eso, advirtió Catatumbo, "vamos a a demandar, tenemos muchas pruebas y vamos a instaurar ante la Fiscalía una denuncia penal contra quienes han patrocinado estos hechos". Lea también: Por falta de garantías, FARC suspende temporalmente su campaña política

Según la FARC, los hechos registrados en Quindío, Caquetá y Valle del Cauca en contra de Rodrigo Londoño (Timochenko) e Iván Márquez, "ponen de manifiesto la existencia de un plan coordinado, dirigido a impedir la participación política de un partido legalmente constituido, luego del acuerdo de paz que puso fin a un conflicto armado de más de medio siglo y que se originó, precisamente, en la intolerancia y la exclusión política, mezclada con la violencia partidista".

Este viernes, el movimiento político aseguró que existen señalamientos y toma de fotos a las casas de militantes de FARC, mensajes de texto en las redes sociales incitando a la violencia, "e imágenes en las que se pueden identificar claramente los responsables de estos hechos delictivos, entre los que se encuentran algunos líderes regionales del partido Centro Democrático, además de conocidos provocadores profesionales como el señor Gustavo Muñoz, todo en medio de una impunidad sorprendente".

Las manifestaciones contra los líderes de la FARC dejan ver un rechazo hacia sus políticas y su pasado guerrillero. Sin embargo, para los líderes del movimiento político, que exista un desacuerdo con sus opiniones es algo normal, al fin de cuentas, de eso se trata la democracia, lo grave, dicen, es "que se rompan carros, se quemen banderas y se tiren piedras contra nuestros dirigentes. Estamos condenando es la violencia, la agresión".

Según el comunicado emitido por el partido este viernes, "el derecho a la protesta, no puede ser esgrimido como argumento para justificar hechos y conductas, tipificadas como delitos en el código penal colombiano. Por esta razón, acudiremos con todo el acervo probatorio disponible, ante las instancias judiciales para que se castigue los responsables de estos hechos".

Lo cierto es que éste es solo uno de los hechos que hablan del nivel de la polarización de esta campaña política. Aquello del debate de las ideas, tampoco fue en esta campaña.

"Convocamos a todos los partidos y movimientos políticos, sin excepciones, a pronunciarse rechazando este tipo de provocaciones y los invitamos a encontrarnos en una cumbre para acordar unas reglas de juego limpio, para la campaña electoral en curso, donde primen los argumentos, las ideas y las propuestas, por encima de la agresividad verbal y la violencia física", dice la FARC.

La situación se puede poner más compleja si desde la FARC deciden responder a los actos violentos. Es un riesgo inminente. Por eso este viernes la dirigencia del partido pidió "no dejarse llevar por las provocaciones, a mantener la calma y concentrarnos en el desarrollo de reuniones internas que nos permitan fortalecer las propuestas programáticas que estamos presentando a consideración del país".

 

últimas noticias

Así votó la Amazonía colombiana

Las cinco lecciones de la contienda electoral

Senador Roberto Gerlein, en cuidados intensivos