Elecciones en España: Cuando las mayorías son esquivas

Aunque el Partido Popular ganó las elecciones, no logró las curules necesarias para formar Gobierno sin negociar con otros partidos.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tras votar. / Efe
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tras votar. / Efe

La participación en las elecciones generales de ayer en España fue la más baja en la historia de la democracia española. Mientras el 20 de diciembre de 2015 58,22 % de los españoles llegaron a las urnas, ayer sólo el 51,21 % lo hizo. Sin embargo, es la única diferencia entre las dos citas electorales, pues, de acuerdo con los resultados, los números no se alteran significativamente. El gobernante Partido Popular (PP), cuyo líder es Mariano Rajoy, obtuvo 136 diputados, seguido del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), de Pedro Sánchez, con 87. La coalición izquierdista Unidos Podemos, de Pablo Iglesias, quedó en tercer lugar, con 71 escaños, y los liberales de Ciudadanos ocuparon la cuarta posición, con 29 escaños.

Respecto a los partidos nacionalistas, ERC, independentistas catalanes, obtuvieron nueve escaños, seguidos de los nacionalistas de centro de CDC, que consiguieron ocho escaños, mientras que los nacionalistas vascos (PNV) tuvieron cinco diputados. Los resultados indican que se mantendría un parlamento fraccionado, con cuatro fuerzas principales, pero ninguna con mayoría suficiente para gobernar, por lo que sería imprescindible hacer pactos políticos.

De acuerdo con las normas españolas, se requiere mínimo el apoyo de 176 diputados para formar Gobierno. El Congreso tiene 350 representantes. Hace seis meses los partidos no fueron capaces de lograr pactos políticos, pero en estos segundos comicios, las cuatro fuerzas políticas nacionales se comprometieron a que no haya unas terceras elecciones.

De las anteriores legislativas salió un Parlamento muy fragmentado, que marcó el fin del bipartidismo con la irrupción de dos jóvenes partidos, Podemos y Ciudadanos, que cabalgaron sobre lemas anticorrupción y antiausteridad.

¿Tuvo impacto el Brexit en las urnas? La decisión tomada por los británicos el jueves de abandonar la Unión Europea fue aprovechada por los partidos españoles para insistir en propuestas que contraponen cambio con estabilidad. Rajoy se presentó como la opción que transmite “seguridad ante el radicalismo”, mientras que Pablo Iglesias endureció su discurso. “Hoy hay un mensaje para todos los europeos y es un mensaje muy claro (...) la Europa de los recortes sociales, la Europa que humilla a los refugiados y no cumple los derechos humanos no sirve ”, afirmó.

Lo que comienza hoy son semanas de duras negociaciones y lo que se impone es lograr una alianza, hasta ahora esquiva. Una vez celebrado el debate de investidura entre el candidato y los representantes de cada grupo parlamentario, llegará el momento decisivo de la votación. El sí de al menos 176 diputados asegura la presidencia del Gobierno. Cualquier resultado por debajo de esa cifra impedirá el nombramiento, al menos en primera vuelta. El reglamento contempla una segunda votación, 48 horas después, en la que es suficiente la mayoría simple de los escaños.

La segunda vuelta permite obtener la confianza del Congreso con menos diputados. Si el número de votos a favor supera el de votos en contra, el candidato será el próximo inquilino del Palacio de la Moncloa. ¿Y si tampoco logra la mayoría simple? En ese caso, el proceso comenzaría de nuevo.