Obtuvo más del 50 % de la votación

Nicolás García, el heredero de Rey en Cundinamarca

Se impuso la maquinaria política. Además de seguir con los proyectos de Jorge Rey, le apuesta a la educación, la economía y el campo.

Nicolás García ganó la gobernación con el 55,69 % de los votos. / Óscar Pérez

La maquinaria política se hizo sentir en Cundinamarca. La Gobernación quedó en manos de Nicolás García, que para estas elecciones contó con el apoyo de La U, Cambio Radical, Partido Liberal, Partido Conservador, ASI, MAIS y MIRA, la más grande coalición que se creó en la región. En total obtuvo 634.269 votos, es decir, el 55,69 % de los sufragios.

García, además de ser el candidato de los partidos tradicionales, es quien representa la continuidad al programa del actual gobernador Jorge Rey, por lo que, además de concretar proyectos que no se alcanzaron a ejecutar, le apostará a la ruralidad, mejorar la economía y el nivel de educación.

Como se pronosticaba, las votaciones no estuvieron reñidas. Desde el comienzo de los escrutinios García lideró los resultados y le tomó amplia ventaja a sus contendores, Wilson López, el candidato del Centro Democrático, que obtuvo 100.197 votos; Ricardo Mestizo, del Polo, que logró 59.074, y Germán Escobar, de Colombia Renaciente, con 53.137.

El nuevo gobernador

Nicolás García no es nuevo en la política. Es abogado de la Universidad Sergio Arboleda y especialista en Gobierno y Políticas Públicas y estudios en Derecho Internacional Público en la Universidad Panthéon–Assas de París. Comenzó su vida política en 2008, como secretario de Gobierno de Mosquera, cargo al que renunció en 2010 para lanzarse a la Alcaldía, en la que, de acuerdo con él, logró la remodelación de seis colegios municipales; construir el Centro de atención para personas en condición de discapacidad; el Centro regulador de emergencias; el parque cultural Juan Bosco, y el Hospital María Auxiliadora.

Su paso político por Mosquera también le ha valido su principal escándalo: un presunto volteo de tierras que se habría incluido en el POT del municipio, que fue firmado mientras él fungía como alcalde encargado. Según denuncias del entonces congresista de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, lo que hicieron fue cambiar el uso del suelo, de rural a urbano, de un predio que subió cinco veces su valor.

El sustento de García es que, pese a que su firma aparece en dos documentos relacionados con la aprobación del POT, no tendría relación con el presunto interés que habría tenido el entonces alcalde Álvaro Rincón, quien es investigado por estos hechos, pues sólo lo reemplazaba mientras volvía de vacaciones.

Tras terminar su paso por la Alcaldía de Mosquera, García entró a la Gobernación de Cundinamarca como secretario de Gobierno de Jorge Rey. Por lo que, tras su renuncia hace un año, se consolidó como el candidato heredero del actual gobernador.

A la par, logró conseguir el aval no solo del partido de La U, su partido de cabecera, sino además el de la mayor parte de la maquinaria política del departamento, exceptuando el de Alianza Verde, que no logró consolidar un candidato único, y el del partido Centro Democrático, que con un crecimiento de seguidores en la región, decidió apostarle por su propio candidato.

Ya como gobernador tiene claro que dentro de sus prioridades estará darle continuidad a los principales proyectos de Rey en la región. “Necesitamos materializar Regiotram y consolidar el norte; materializar las fases II y III de Transmilenio, pero también garantizar la fase IV, que conecte la Avenida Ciudad de Cali con Ciudad Verde; hablar de una línea de metro cercana a los soachunos; el intercambiador de Bosa; la vía a La Calera, ya sea la 153 o la 170. Además, necesitamos prolongar la 63 hasta Funza, tener una vía alterna y ampliar la calle 13”, señaló García.

Asimismo, asegura que, como prometió Rey trabajará en fortalecer las juntas de acción comunal, empoderar a las mujeres, crear placas huellas con mano de obra comunal y asegurar el fondo de educación superior, entre otros proyectos que quedaron en el tintero.

Por otro lado, tiene claro que desde el primero de enero llegará a estructurar la Agencia Comercial de Cundinamarca. “Se trata de una entidad al servicio de los campesinos y de la competitividad de los cundinamarqueses. Vamos a entregar semillas certificadas, análisis de suelo, fertilizantes, tanques de enfriamiento y sistemas de riego, pero sobre todo vamos a acercar el gran comprador con el pequeños productor, terminando la intermediación, para que la plata se la paguen al campesino, que hoy recibe poco por vender los productos en Bogotá”.

Además, indica que dentro de sus prioridades está la consolidación de un área de integración de los municipios de la Sabana con Bogotá. Para esto, al igual que Rey, propuso hacerlo a través de la Región de Planificación y Gestión (RPG), una figura similar al área metropolitana.

“No hay que abarcar todo, podemos centrarnos en movilidad, vivienda y agua, para saber cómo vamos a crecer. Crear un área metropolitana implica que se debe contar con una autoridad ambiental, que quebraría ambientalmente al 80 % de los municipios que se apalancan de la Sabana”.

Por último, está el trabajo prioritario en salud, pues tiene claro que una de las primeras cosas que hará será “trasladar la oficina de inspección y vigilancia de la Secretaria de salud a Girardot, para que constatemos el incumplimiento del operador, que tanto está afectando a los girardoteños y los habitantes del alto magdalena”.

Aunque asegura que aún no tiene claro quien lo acompañará en los próximos cuatro años, por ahora su principal propósito será determinar quiénes integrarán su nuevo gabinete; por ahora lo único claro es que buscará que sea un gabinete paritario.

888230

2019-10-27T22:09:26-05:00

article

2019-10-27T22:09:26-05:00

[email protected]

elecciones2019

Mónica Rivera Rueda / @Yomonriver

Cundinamarca

Nicolás García, el heredero de Rey en Cundinamarca

53

5835

5888