¿Qué se sabe de la recaptura de Aida Merlano?

hace 2 horas
Por: J. William Pearl

Electricaribe

A partir del 1° de octubre los colombianos de estratos 4, 5 y 6 pagaremos un sobrecosto en la cuenta de energía para cubrir un faltante de Electricaribe. Muchos nos preguntamos si nos corresponde a algunos cubrir ese faltante, cuando es evidente que el mismo se debió a pésimas administraciones. ¿Es decir, cuando ocurran ese tipo de eventos, tiene que recurrirse al bolsillo de otros para suplir las pérdidas incurridas por deficientes administraciones?

En el año 1992 la crisis energética era tan grande que no se podía generar la energía suficiente para cubrirlas necesidades de Colombia; en el año 1991 la constituyente había permitido que ese tipo de negocios fueran manejados por entidades privadas, lo cual permitió privatizar Electricaribe. En Barranquilla el gobierno optó por entregar su manejo; en el momento se pensó que una empresa privada daría la talla, ya que estas buscan utilidades.

Esta medida tomada hace poco, afecta a 2.8 millones de usuarios; si; el cobro no va para Electricaribe, va al Fondo Empresarial de la Superintendencia de Servicios Públicos, ya que Electricaribe tiene un déficit acumulado de 294.000 millones de pesos. Se calcula que cada doce meses se recaudarán cerca de 130.00 millones de pesos; es decir en cerca de dos años se arreglaría el problema del ese déficit. Con esta decisión el gobierno enfrenta dos demandas que hacen su curso en la Corte Constitucional, su fallo será de mucha importancia.

En el periodo de marzo del 2018 a marzo del 2019 la variación del costo de la energía en resto del país fue de 9.3 % y en la costa fue de 16.4 %, según el DANE. Este alto costo afecta directamente a los sectores: Industrial, agrario, comercial y turístico entre otros. Si muchas compañías se están moviendo a esa región para bajar costos, no se irán más a menos que se solucione de raíz el problema del alto costo de la energía de y pasen a ser competitivos en el mercado.

En Barranquilla muchos consumidores acostumbran no pagar la energía, lo es que es más un problema cultural que otra cosa, pero sus efectos están perjudicando a muchos colombianos quienes no tienen que ver con el inconveniente. Parece ser un asunto cultural y solamente se está mirando desde el punto de vista económico. La responsabilidad en este caso es de Barranquilla, no de Colombia entera.

El problema es que se paga, pero no se soluciona el problema de fondo, pues el robo de energía no está siendo enfrentando como debe ser, lo que significa que en Barranquilla seguirán robándose la energía y el resto de colombianos pagándola, lo equivale a vender el sofá, cuando lo están usando con alguien más. Si, el problema es de fondo, pero es necesario afrontarlo, de lo contrario nunca se solucionará. Ojalá esto no se vuelva como el cuatro por mil, que supuestamente se planteó del dos por mil en 1998, pasó a tres por mil en el año 2000 y a cuatro por mil en el 2003. Los colombianos pueden estar dispuestos a ayudar por un tiempo, pero así como el cuatro por mil se volvió permanente en beneficio de todos los colombianos, este nuevo cobro debería corresponder solamente a los usuarios de Barranquilla, no al resto de los colombianos.

887210

2019-10-22T00:00:00-05:00

column

2019-10-22T02:24:16-05:00

jrincon_1275

none

Electricaribe

13

3270

3283

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

Irán

Machismo

Dilema

Descomposición

Vecindario