“No hay discriminación a los colombianos”: Embajador de México en Colombia

Arnulfo Valdivia Machuca explica por qué algunos colombianos son inadmitidos cuando intentan ingresar a su país y habla sobre la participación mexicana en el posconflicto.

El embajador de México en Colombia, Arnulfo Valdivia.  / Daniel Álvarez
El embajador de México en Colombia, Arnulfo Valdivia. / Daniel Álvarez

El embajador de México, Arnulfo Valdivia, dice que su país tiene más similitudes con Colombia que diferencias. Explica el interés creciente en la región para mantener vigente el tema de la paz y el posconflicto a través de grupos de expertos y habla de la disposición de su gobierno a participar en este último.

¿En qué campo se vincularía México en el posconflicto?

Mi país ha sido entusiasta y optimista acompañante de este proceso, a pesar de que no fuimos acompañantes formales. Hemos estado apoyando públicamente todos los foros internacionales desde 2012-2013 y hemos expresado la voluntad de colaborar de manera económica.

¿Cómo sería ese apoyo?

Se están estableciendo varias alternativas y esquemas; estaremos aportando dinero a través del mecanismo que el gobierno colombiano nos indique. Hemos sido incluidos en la misión de paz de ONU-Celac, en la que México estará participando con efectivos. Al igual que Chile y El Salvador, entre otras naciones, hemos formado el Grupo por la Paz de Colombia, que es de carácter político-diplomático, conformado por personajes muy relevantes de la vida mexicana que estarán listas para acompañar cualquier esfuerzo internacional que Colombia requiera en términos de gestión global diplomática.

¿Cuál es el papel específico de estos grupos?

No ha sido definido hasta el momento, pero lo que sabemos es que serán grupos que tengan voz en los distintos foros internacionales, y allí puedan presentar el caso de Colombia y mantenerlo vigente. Sabemos que estos procesos causan mucho entusiasmo al inicio y con el tiempo el interés se va diluyendo. Lo que siempre hemos creído es que el posacuerdo será relativamente largo, que tendrá que mantener su vigencia a través del tiempo, y para eso México estará disponible con buena fe, con voz y con influencia global diplomática. Todo dentro de lo que Colombia nos solicite.

¿Cambiarán las relaciones con México en caso de que se firme la paz?

Hay una relación amplia y profunda en la agenda, probablemente nuestro nivel de relación sólo pueda ser superado por Estados Unidos. No hay otro país en el mundo con el que México tenga una relación tan amplia y profunda como Colombia. En este sentido, creo que el país cambiará en muchos sentidos como nación, habrá una mayor estabilidad, el riesgo país en términos financieros será diferente, evidentemente cambiará la naturaleza de las actividades delictivas y eso impactará la red que hay entre los grupos delictivos mexicanos y colombianos. México es el tercer mercado de turistas internacionales para Colombia. Preveo que la paz evidentemente ampliará mayores espacios para los dos países.

¿Colombia y México siguen cooperando en seguridad? ¿Cómo evalúa esa colaboración?

Está en el mejor nivel de la historia. Eso se ha construido desde años anteriores y hoy es una compleja red de apoyos en distintas formas. Lo que comenzó como una especie de intercambio de información, capacitación técnica, etc., es hoy una colaboración de inteligencia, de bases de datos. Hoy tenemos un sistema de verificación de antecedentes criminales en tiempo real en nuestros puntos de entrada de cada país. Y gracias a toda esta colaboración la situación en México ha mejorado, la violencia ha bajado mucho, un 25 % en promedio. Al igual que sucedió con Colombia, México tuvo que pasar por un proceso de profesionalización, afinación, tecnificación de sus fuerzas, de sus sistemas, etc. Tenemos que reconocer la ayuda de grandes aliados internacionales, y uno de ellos es Colombia.

¿Cuál es la presencia de los carteles mexicanos en Colombia?

En su libro Illicit, Moisés Naím muestra cómo funcionan los carteles. Ellos son traficantes de todo, arman una gran autopista por la que transitan todas las mercancías: drogas, armas, personas, etc. En el caso de la droga y en el tema regional, Colombia sigue siendo el gran productor y México en el principal comercializador de esta droga. Sería absurdo pensar que el productor y el distribuidor no están en contacto. Vinculación entre estos carteles sí la hay. Realmente, lo que tenemos que hacer los gobiernos es coordinarnos perfectamente para combatirlos

Ahora que países como Colombia (que lo dice con base en su experiencia) reconocen que la guerra contra las drogas fracasó, ¿México podría considerar otras alternativas?

En la reunión Ungass se promovió, por una iniciativa de México, Colombia y Canadá, una nueva política hacia el tema de las drogas, que no sólo será punitiva, de guerra en su contra, sino más bien de educación con un enfoque de salud, como ya fue aprobado en Colombia, y en México hay una altísima probabilidad de que se apruebe el uso medicinal del cannabis. Esto se dio en el país luego de una amplia consulta nacional y 50 o 60 foros en todo el país, promovidos por el Gobierno, discutieron la política de la droga. La conclusión aplastantemente mayoritaria fue en favor de un cambio de política.

Una colombiana, Ángela Buitrago, participó en el grupo de expertos que ayudaron en las pesquisas por el caso Iguala. Ella, al igual que los otros miembros, hicieron muchas críticas por la falta de colaboración del Gobierno en el tema. ¿Vamos a saber algún día qué pasó con los 43?

Evidentemente es un tema que al gobierno mexicano y a todos nos angustia porque fue una muestra de violencia extrema que, sin embargo, hay que aclarar. Ese no es un crimen imputable al gobierno mexicano, como se quiso hacer parecer. Todas las investigaciones han arrojado que hubo colaboración de algunos servidores públicos a nivel local. Ahora, en los detalles de cómo se cometió el crimen hay discrepancias entre expertos. El Gobierno tiene la obligación de investigar las diferentes hipótesis de cómo fueron los hechos Los señores del grupo de la OEA tienen una opinión, otros grupos tienen otra. Los del GIEI no son otra cosa que un grupo de apoyo pericial; no son jueces, no son parte del sistema judicial, son personas que iban a dar una opinión y eso se recibió. El gobierno ahora debe investigar y eso es lo que está haciendo.

Desde 2012, México eliminó la visa para los colombianos, y muchos se quejan del trato en el aeropuerto y las inadmisiones. ¿Qué hace que un colombiano no sea admitido en México?

Quiero poner en contexto los rechazos que se dan a los colombianos dentro del sistema migratorio mexicano. Un dato que revela que no hay discriminación, quizás errores. En 2015 ingresaron más de 407.000 colombianos, de los cuales sólo fueron regresados 278. En el primer trimestre de este año han entrado a México 88.300 colombianos y han sido regresados 104. El 0,06 % de los que entran.

¿Por qué rechazan a un colombiano?

El 95 % de esos rechazos son personas que tienen que ser inadmitidas porque pueden tener antecedentes penales o tienen temas de justicia civil pendientes. Se rechaza a personas que dicen que son turistas y al responder las preguntas es evidente que van con la intención de quedarse. Hay otras situaciones, contadas con los dedos de una mano, en donde infortunadamente tenemos homónimos o mal juicio del oficial migratorio. En estos casos hay que disculparse con la persona y seguir afinando los mecanismos, que, siendo muy buenos, presentan algunos errores.

¿Hay mexicanos rechazados en Colombia?

Hay un número importante de nacionales que han sido rechazados también.

¿Qué cree que hará México si gana Donald Trump las elecciones de EE. UU.?

México trabajará con quien resulte ganador. Lo hemos dicho: esa serie de afirmaciones y ardides de campaña son inaceptables. Construir una campaña presidencial sobre la xenofobia, la discriminación y el racismo es irresponsable. Si él triunfara, tendríamos que trabajar con él, y muy pronto se daría cuenta que de México depende la economía de 30 estados de la Unión Americana. El 55% de mexicanos está allí de manera legal, es el 45% que está de manera indocumentada. El 55 % está allí de manera legal, es el 45 % que está de manera indocumentada. Nada más Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Dallas y Houston tienen porcentajes de población mexicana altísima. La realidad le callará la boca.

Temas relacionados