Adolescentes paraguayas lloraron por Justin Bieber

Finalizó su presentación con "Baby", la canción que lo lanzó a la fama, y un show de fuegos artificiales.

AFP

Miles de adolescentes paraguayas lloraron por el ídolo pop canadiense, Justin Bieber, quien dejó a su paso por Asunción un tendal de desmayos e histeria colectiva la noche del miércoles, tras una fulgurante actuación ante 25.000 "fans" en el hipódromo Jockey Club, observó la AFP.

Apenas un día antes, en el mismo escenario había subido la famosa banda californiana Red Hot Chili Pepper que congregó a más de 20.000 "devotos".

Acompañado de un talentoso cuerpo de baile, efectos de luces de última tecnología y pirotecnia, Justin Bieber saltó a las tablas con un atraso de dos horas, vestido de blanco y lentes oscuros.

Aquel niño fenómeno, que cobró popularidad hace varios años gracias a un video hecho por su madre para mostrar sus dotes de artista, hizo escala en Asunción como parte de su gira "Believe" (Creer), que abarca varios países de Sudamérica.

Con "Believe", Bieber busca alentar a los jóvenes a creer en su futuro.

"Si quieren ser doctores, profesores, ingenieros..., si sueñan ser artistas, enfermeros, no crean que es imposible... Yo, gracias a ustedes, puedo hacer lo que amo (la música)", dijo la estrella, al tiempo que brindó un homenaje "a todos los que tienen determinación a hacer lo que aman".

Paternal, despertó la sensibilidad de su tribuna femenina con la frase: "Pase lo que pase todo va a estar bien".

Justin intercaló el canto y el baile sincronizado con sus bailarines, y hasta tocó la batería y el piano.

Con la frase "Let's go" arrancó el show y entonó el ritmo fuerte "All Around the World", seguido de "Take You", algo más suave.

Cantó la romántica "Catching Feelings" y prosiguió con "Love Me Like You Do", para desembocar en la movida "She Don't Like the Lights". En esta última exhibió incluso habilidades acrobáticas que generaron gritos inacabables de admiración en el público.

El concierto continuó con "Die In Your Arms", "Out of Town Girl" e hizo a un lado el ritmo fuerte para cantar al son de una guitarra acústica sus baladas "Be Alright" y "All That Matters", con los que hizo resaltar su voz.

Retomó el ritmo desaforado con su éxito "Never Say Never" para contagiar de energía a sus admiradores, descubiertos por los juegos de luces.

Con la música de discoteca "Beauty and a Beat", artistas y fanáticos compitieron en saltos. Justin se montó en la batería en un show aparte que terminó con fuegos artificiales.

El público llegó al paroxismo cuando invitó a una adolescente a subir al escenario, a la que abrazó y cantó la melódica "One Less Lonely Girl".

La niña, Andrea Benítez, dijo después que no se lavaría más la cara en adelante, por el beso que le propinó Justin.

"¡Me voy!", dijo de repente, y desapareció, pero entre protestas, murmullos, silbidos y finalmente su nombre coreado al unísono, reapareció para interpretar su éxito "Boyfriend". El público coreó con entusiasmo.

Finalizó su presentación con "Baby", la canción que lo lanzó a la fama, y un show de fuegos artificiales.

 

Temas relacionados
últimas noticias