'Pequeñas voces': el conflicto colombiano, en dibujos animados

En la jornada 'Jornadas de los Autores' de Venecia los directores colombianos presentaron el filme.

Los niños que han sufrido en primera persona el conflicto armado de Colombia tomaron la palabra en el 67 Festival Internacional de Cine de Venecia, gracias a la presentación del filme de dibujos animados ‘Pequeñas voces', de Jairo Eduardo Carrillo y Óscar Andrade.

La cinta, de 75 minutos de duración, se enmarca dentro de las propuestas de la sección paralela al certamen veneciano 'Jornadas de los Autores' y pretende ofrecer un testimonio inocente de un conflicto tantas veces contado y denunciado, pero desde una nueva perspectiva.

El conflicto "es visto desde otros ojos y desde una voz totalmente neutral. Todos los días se repite, todos los días se está diciendo que hay un conflicto armado, todos los días lo tenemos presente, pero digamos que se ha vuelto tan normal que sólo puesto en las voces de los niños es cuando cambia", comenta Adela Manotas, directora artística del filme.

"Son unas voces tan inocentes que no te cabe duda, no hay mentira. Son unas voces que te están contando las cosas tal y como las viven. Digamos que, a nivel visual, te lo están contado además desde una estética muy particular", agrega.

'Pequeñas voces' se ha convertido ahora en un largometraje, después de ser estrenado ya en 2003 también en el Festival de Venecia con el mismo título y bajo la forma de cortometraje.

La cinta da la palabra a algunos de esos cerca de un millón de niños colombianos que, según UNICEF, son desplazados a causa de la violencia del conflicto armado entre guerrilla y ejército, pequeños que se convierten en las únicas voces de la película para, en ocasiones, incrementar el dramatismo de la denuncia.

"Ahí está la voz de la película. Los únicos que hablan son los niños desde sus testimonios y la parte visual, en dibujos, que es como para transmitir este documento sobre el conflicto desde el mundo que les pertenece a ellos", apunta Manotas.

"Es ver la guerra sin ideología, sin tener una ideología ni de izquierda ni de derecha, sino como es, sin ningún lente", apunta, por su parte, Carrillo.

La relación tan fuerte que estos niños tienen con los animales de los que el conflicto les termina separando o el caso de Michael, un joven al que una granada le amputa una mano y una pierna, son algunos de los elementos que quedan de relieve en esta producción, que se proyecta en un certamen que se celebra hasta el 11 de septiembre.

"Es una forma de denunciar y denunciarlo para quien se pueda. El conflicto es Colombia no es una cosa de pocos. Ya el conflicto en Colombia dejó de ser una cosa que afecta sólo a unos pocos, sino a todo el mundo", comenta Carrillo, quien cree que, por mucho que se haya hablado de ello, aún quedan iniciativas culturales que hacer para denunciar la violencia que se vive en su país.

"Mientras nos toque como colombianos la violencia, nunca terminarán las películas sobre ese tema, porque es algo que nos toca como artistas además. Siempre será recurrente hasta que no pare. Es necesario que nosotros sigamos contando esas historias hasta que pare la violencia en Colombia", agrega.

El cineasta se muestra esperanzado de que, con el nuevo periodo abierto en la política de Colombia con la llegada a la Presidencia de Juan Manuel Santos, se produzca alguna especie de cambio para bien en el conflicto armado.

"Vamos a ver qué resulta con el nuevo presidente. Es una esperanza que uno siempre tiene, que vaya a cambiar algo, que vaya a resultar algo positivo. Yo creo que es lo importante. Creo que lo más importante que exista es que haya perdón y que la gente se perdone como en Sudáfrica", afirma Carrillo.

"Que haya una reconciliación del país -añade-, en odios y todo eso. Creo que el ejemplo de Sudáfrica en la reconciliación y el perdón y es muy importante. Que las víctimas sean escuchadas para que haya perdón. Es la única solución del país, que nos perdonemos, porque si no, seguimos el mismo ciclo".

 

últimas noticias

Jon Snow y Chimuelo en un clip

La actriz Sondra Locke muere a los 74 años