Brasil estrena 'Tropa de elite 2', una feroz crítica política

El director exhibe la cruda corrupción política y la violencia urbana que sacude el país.

La secuela de Tropa de Elite, galardonada con el Oso de Oro en el Festival de Berlín de 2008, se estrena este viernes en los cines brasileños con la voluntad incendiaria de entroncar de forma cruda la corrupción política y la violencia urbana que sacude el país.

"Si contribuimos para colocar la seguridad pública en el debate, no voy a decir que me entristece", afirmó el director de la película, el brasileño José Padilha.

Al igual que la cinta que inauguró la saga, 'Tropa de Elite 2' aborda la violencia en las favelas de Río de Janeiro desde la perspectiva del cuerpo especial de la Policía Militar, el BOPE.

Ahora la trama avanza quince años y se sitúa en la actualidad para mostrar la evolución de un crimen organizado que se ha sofisticado, ramificado y penetrado hasta el hueso no solo en la Policía, sino también en el Gobierno y el Legislativo carioca.

Consciente del impacto que podría tener en los medios políticos por su acritud, Padilha aseveró que el filme "se pega a la realidad" y matizó que "también está ficcionalizado".

Según él, la violencia urbana en Río y la corrupción de los estamentos brasileños "es peor en la realidad" de lo que aparece en la película, que está dotada del pulso y la estética de un documental.

Este género fue el que usó Padilha en 'Autobús 174' para adentrarse por primera vez en los meandros en los que se mezclan la pobreza, la corrupción de la policía brasileña, la injusticia y la desigualdad social, para producir un cóctel explosivo de violencia palpable en las noticias de cada día.

"Parte del éxito de 'Tropa de Elite' procede de su fuerte coeficiente de realidad, que hace que las personas se vean retratadas. Padilha es un documentalista", aseveró el actor principal, Wagner Moura, en la rueda de prensa.

Al margen de sus tintes políticos, 'Tropa de Elite 2' es un vibrante filme de acción, lleno de persecuciones y tiroteos, filmado con un ritmo trepidante y cautivador, que si no tuviera el apoyo de la voz del narrador, podría perder en algún momento a los espectadores que desconozcan varios códigos muy brasileños.

Para defender este enfoque local, Padilha citó al cineasta alemán Wim Wenders -para quien un filme "no tiene alma" si no está vinculado a un lugar- y argumentó que los dilemas emocionales del protagonista, el capitán Nascimento, "son muy universales".

Nascimento, que en esta entrega ha ascendido a subsecretario de Seguridad de la Gobernación de Río, se ve en la tesitura de relacionarse con su hijo adolescente, que lo rechaza y prefiere seguir el modelo paterno que le ofrece el nuevo marido de su madre.

"Es un personaje trágico en el sentido clásico, (...) que camina inexorablemente hacia un destino trágico", explicó Moura sobre su personaje.

El estreno de 'Tropa de Elite 2' ha despertado una gran expectativa en Brasil, por lo que los productores la llevarán a 661 salas de todo el país, un número superior incluso al de algunas superproducciones estadounidenses.

Todo el proceso de montaje y edición ha estado rodeado de medidas de seguridad superlativas, para evitar lo que ocurrió en 2007 con la primera parte, que fue pirateada cuando aún estaba en fase de postproducción obligando a la productora a adelantar su estreno dos meses.

Los productores calculan que once millones de brasileños vieron la película en copias piratas, frente a los 2,5 millones que fueron a las salas de cine, una taquilla mediana para una película nacional.

Temas relacionados
últimas noticias