Cuando se supera el azar

<p>21: Blackjack, una cinta inspirada por la historia verídica de algunas de las mentes más brillantes de los Estados Unidos y su astucia para ganar millones en Las Vegas.</p>

"¿Quién no fantasea con ir a Las Vegas y convertirse en ganador, no gracias a la suerte, sino a causa de la propia inteligencia?", pregunta Kevin Spacey mientras describe el atractivo del argumento de 21: Blackjack.

Spacey asegura que a pesar de que todo esto semeja un mero sueño, la cinta de hecho halló su inspiración en las hazañas reales de un grupo de estudiantes del M.I.T. durante los 90. "Me fascinó la yuxtaposición entra las vidas de estos chicos en Boston - en donde no eran más que unos estudiantes cohibidos con lápices en los bolsillos - y los estilos de vida que logran construir para ellos mismos en Las Vegas, en donde pueden convertirse en una persona completamente diferente".

"En Las Vegas puedes incluso encarnar tu ideal", dice Robert Luketic, director de la cinta. "Los genios del M.I.T. se transforman en estrellas de rock. En cierto sentido, poseen la llave que permite el acceso a Las Vegas. Ellos pueden tener todo aquello que para la gran mayoría no es más que un sueño".

La idea de hacer esta cinta nació hace mucho tiempo cuando Dana Brunetti, el productor asociado de Spacey, escuchó algunos rumores acerca de ciertos ‘chamanes' de las matemáticas, procedentes del M.I.T., que utilizaban sus habilidades para alcanzar un objetivo muy concreto: habían dado con la manera de vencer las probabilidades adversas en el juego conocido como Veintiuno, ganando millones de dólares en el proceso.

"Desde que comencé a jugar Veintiuno me ha fascinado la noción de que es posible ganarle a las cartas", dice Brunetti. "Luego, por mera coincidencia, un amigo mío asistió a una cena con un tipo que solía ser el contador de cartas de un equipo más viejo. Enseguida caí en la cuenta de que el tema daba para una película". Brunetti sabía que la historia llamaría la atención de Spacey, "pero la idea no llegó a ningún lado hasta que Ben Mezrich escribió su historia para la revista Wired".

Después de pulir todas las ideas, conseguir el equipo humano y técnico para la producción, nació esta cinta que narra la vida de Ben Campbell (Jim Sturgess), un tímido y brillante estudiante de la famosa escuela M.I.T. que necesita pagar los costos de su enseñanza y que ha encontrado la solución a este problema en las cartas.

Se le ha invitado a formar parte de un grupo conformado por los estudiantes más dotados de la escuela que cada fin de semana se dirigen a Las Vegas armados con carnés de identidad falsos y una tremenda habilidad para hacer que las jugadas de veintiuno se inclinen a su favor.

Bajo la tutela de Micky Rosa (Kevin Spacey), un profesor de matemáticas poco ortodoxo y asimismo un genio de la estadística, el grupo ha originado un código. Contando cartas e implementando un intrincado sistema de señales, el equipo es capaz de derrotar casi siempre al casino.

Seducido por el dinero y por el estilo de vida de Las Vegas, así como por su atractiva e inteligente compañera de equipo, Jill Taylor (Kate Bosworth), Ben comienza a poner a prueba sus límites. A pesar de que el conteo de cartas no es ilegal, las probabilidades en contra son considerables, y el reto ya no consiste únicamente en mantener la corrección de los números, sino asimismo en burlar al amenazante policía del recinto: Cole Williams (Laurence Fishburne).

Temas relacionados