"No me considero una estrella, sólo soy un bastardo afortunado": Christian Bale

<p>El actor que encarna a Batman en ‘The Dark Knight', una de las películas más esperadas del año, poco tiene que ver con el multimillonario y presuntuoso Bruce Wayne, su álter ego en la ficción.</p>

"No me considero una estrella, sólo soy un bastardo afortunado". Este actor galés, en zapatillas deportivas, con camisa y pantalón claros y perilla arreglada, aguarda la entrevista agazapado en su particular "bat-cueva" , en realidad la suite de un céntrico hotel de Beverly Hills.

Se le nota cansado, pero su profesionalidad le impide contestar con réplicas cortas. "Sería muy fácil perder la orientación en mi vida si creyera que merezco respirar un aire diferente al de los demás", admitió.

"Estoy aquí porque disfruto la actuación, analizar los personajes y ponerme en la piel de otras personas, pero no hay ni un ápice de hombre de negocios en mi cuerpo", continuó.

"He hecho algunas cintas exitosas que me han puesto aquí y me permiten elegir proyectos, pero sé que esta fama puede acabar en cualquier momento y sé que estaré preparado", reconoció. "Creo en la suerte gracias a lo que me ha pasado".

En ‘The Dark Knight', de estreno en EE.UU. el 18 de julio, Bale vuelve a enfundarse el traje del hombre murciélago tras ‘Batman Begins' también obra del británico Christopher Nolan.

"En aquella vimos los orígenes del personaje, ahora vemos un hombre que ha madurado, que ha sufrido, que tiene la responsabilidad y el poder para hacer el bien pero al que no se le reconoce su labor", explicó el actor, de 34 años.

"Bruce Wayne quiere acabar con Batman porque nunca planeó ser un guardián permanente y porque cuanto más se entrega a él, más se sacrifica su vida personal", añadió. "Busca ceder el testigo a una persona íntegra, que luche contra el crimen y la corrupción de Gotham (el fiscal Harvey Dent), pero se da cuenta de que no puede dejar este símbolo que ha creado y que le absorbe por completo".

En el filme, Bale vuelve a coincidir con Michael Caine y Morgan Freeman, dos actores a los que profesa "un respeto y admiración enormes".

"Tienen mucha experiencia y mucho humor, disfruto la dualidad que existe entre nuestros personajes: Alfred (Caine) es el mayordomo de Wayne pero también es una figura paternal, igual que Lucius (Freeman); busca en ellos consejo porque siempre le dicen exactamente lo que sienten".

Pero en ‘The Dark Knight' emerge una figura que reclama gran parte de la atención del filme: es el Joker de Heath Ledger, un papel que le podría deparar al difunto intérprete australiano un Óscar póstumo.

"Es fantástico, su actuación habla por sí misma, es increíble, algo nunca visto hasta ahora; es una tremenda celebración de su talento", manifestó Bale. "Si decidimos hacer una tercera película, ¿cómo diablos vamos a tener un villano mejor?".

"Que se hable del Óscar para él me encanta porque a las cintas de este género nunca se las considera en esas categorías", dijo, crítico. "Nolan consigue ir más allá de la súper película de acción para hacer un drama serio y ésa es una gran victoria para él".

En el filme Bale vuelve a exhibir músculos como ya lo hiciera en ‘American Psycho' o ‘Batman Begins', dando nueva muestra de su capacidad camaleónica, cuyo mejor ejemplo puede ser su espeluznante Trevor Reznik en ‘The Machinist', donde llegó a adelgazar 28 kilos.

"Aquello no se lo esperaba Brad Anderson, el director", afirmó Bale. "Necesito siempre una razón para hacerlo, pero ahora tengo que pensar en mi salud, me digo a mí mismo: 'Oye, a lo mejor no soy invencible...', para repetirlo tendría que ser un personaje que no pudiera rechazar", declaró.

Y así de seguro se muestra Bale, un tipo en la cima de Hollywood, que acaba de rodar "Public Enemies" con Michael Mann -"uno de los mejores directores de la Historia" - y que hará de John Connor en la nueva saga sobre Terminator. "Es una continuación de la franquicia original, pero sabíamos que habría que reinventarla para no fracasar".

 

últimas noticias