Peter Jackson estrena District 9, cinta de ciencia ficción hiperrealista

Bajo la dirección del surafricano Neill Blomkamp, este viernes se estrena en EE.UU.

Peter Jackson regresa al frente de batalla con el estreno de District 9, una cinta de ciencia-ficción hiperrealista que arrasa entre la crítica especializada y en la que da la alternativa a Neill Blomkamp, un prometedor cineasta surafricano.

Todo lo que rodea a Jackson desde El Señor de los Anillos huele a éxito. Aquella trilogía, estrenada entre 2001 y 2003, amasó 3.000 millones de dólares en la taquilla de todo el mundo, y la última entrega, El retorno del Rey, consiguió los once Oscar a los que aspiraba, incluido el de mejor película.

Por ello incluso los proyectos en los que figura como productor, como este District 9 o las próximas The Lovely Bones y las dos partes de El Hobbit, suscitan una gran expectación.

Sin embargo, District 9 nació por casualidad y más en concreto de las cenizas de Halo, una adaptación del famoso videojuego que nunca llegó a despegar, en la que Jackson ejercería de productor y Blomkamp de director.

"Esa producción no se concretó, pero me gustó tanto trabajar con Neill que cuando me sugirió la idea de District 9, decidimos que sería divertido convertirla en una película", comentó Jackson, de 47 años. "Blomkamp es un director terriblemente fascinante", agregó.

District 9, con sus 30 millones de presupuesto, explora las repercusiones sociales y geopolíticas de la llegada de los extraterrestres hace 20 años a Johannesburgo, Suráfrica, y plasma cómo son secuestrados por las autoridades en una especie de apartheid -régimen de segregación racial-, tratados como refugiados y forzados a trabajar para los humanos.

Blomkamp, que buscaba una nueva vuelta de tuerca al subgénero extraterrestre, introduce alienígenas dentro de la mezcla cultural de Johannesburgo para hablar sobre la xenofobia de la sociedad actual a la hora de acoger inmigrantes ilegales. Y lo hace, además, con el uso de reacciones de gente real, grabada por su equipo de filmación.

"En esencia, la película salta desde nuestra historia, que es obviamente ficticia, hacia una especie de modo ultra real", explicó Blomkamp, en alusión al tono documental del filme, a lo que ayudan los vídeos de noticias de la South African Broadcasting Corporation, una especie de CNN ficticia.

"Más de un millón de extraterrestres refugiados llegaron a la Tierra en una nave espacial a la deriva. Son inofensivos; más que eso, están indefensos. Ni siquiera pueden alimentarse y no sienten deseos de hacer nada en particular", manifestó Jackson, quien no dudó en impregnar el filme con las dosis de sangre que lo hicieran famoso por títulos del terror como Braindead.

De momento, las dos publicaciones más respetadas de Hollywood se han rendido a los pies de su protegido.

"Mejor concebida y ejecutada de lo que cabría esperar, esta ficción tan fascinante mantiene las huellas dactilares repletas de sangre de Jackson, y anuncia a Blomkamp como un talento diestro a vigilar", afirmó Justin Chang, de la revista Variety.

"Ciencia-ficción genuina, te atrapa inmediatamente y no te suelta hasta el último plano", apuntó Kirk Honeycutt, de The Hollywood Reporter. "La dirección de Blomkamp es del más alto nivel, inteligente y con desparpajo. Toda la película flirtea con la grandeza", añadió.

Ahora es el público quien debe pronunciarse, aunque pocos son los aficionados al cine que no han reparado a estas alturas en la ingeniosa campaña de publicidad del filme, con carteles con frases como "Informe de la presencia de no humanos al 1-866-666-6001".

"En las últimas semanas hemos recibido 33.000 llamadas y 2.500 mensajes de voz sobre avistamientos de alienígenas", dijo a finales de junio Dwight Caines, presidente de mercadotecnia digital de los estudios Sony.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Estas son las 10 peores películas de 2018?