Meryl Streep y Sandra Bullock, un mano a mano por el Oscar de mejor actriz

En esta categoría también compiten la estadounidense Gabourey Sidibe y las británicas Helen Mirren y Carey Mulligan.

Meryl Streep y Sandra Bullock son las principales favoritas para alzarse con el Oscar de Mejor actriz protagonista en una de las carreras por la estatuilla más igualada de los últimos años y que también disputan Helen Mirren, Carey Mulligan y Gabourey Sidibe

Meryl Streep, la reina de las nominaciones. Su papel de Julia Child, famosa cocinera estadounidense de los años 50, en Julie & Julia, le valió su décimo sexta candidatura a un Oscar, un récord insuperable hoy en día en Hollywood y al que solo se acercan las 12 candidaturas de Jack Nicholson y Katharine Hepburn.

A sus 60 años, la reina de las nominaciones repitió en la disputa por el Oscar después de competir en 2009 con Doubt y en 2007 por The Devil Wears Prada, lo que la convierte en una de las actrices en mejor forma del celuloide.

A pesar de sus muchos reconocimientos, Streep no consigue una estatuilla desde la ceremonia de 1983, cuando triunfó como protagonista de Sophie's Choice, tres años después de llevarse el premio de secundaria por Kramer vs. Kramer.

En 2009 la intérprete volvió a recibir elogios por su encarnación de Child, uno de los símbolos de los inicios de la televisión en EE.UU., de fuerte presencia y engolada voz, y cuyos programas para enseñar cocina francesa a los estadounidenses fueron objeto de numerosas parodias.

La unanimidad en la meca del cine sobre la calidad profesional de Streep y las pocas estatuillas que atesora la eterna nominada la designan nuevamente como favorita por el galardón.

Por Julie & Julia Streep obtuvo el Globo de Oro de Mejor actriz de comedia y empató con Sandra Bullock en los premios Critic's Choice Awards, que otorga la mayor asociación de críticos de Norteamérica.

En contra de las opciones de Streep está el hecho de que la Academia de Hollywood no resultó convencida de los méritos del filme Julie & Julia, que se quedó fuera de las nominaciones a Mejor película, donde sí compite The Blind Side, protagonizada por la otra gran candidata al Oscar de Mejor actriz, Sandra Bullock.

Sandra Bullock, en el mejor momento de su carrera. Conocida por sus papeles cómicos, muchas veces ingenuos, Sandra Bullock se ha labrado una exitosa carrera en Hollywood donde se ha convertido en una garantía de recaudación. En 2009 sus películas recaudaron más de 440 millones de dólares en EE.UU., una cifra que la sitúa entre los actores más rentables de la meca del cine.

La popularidad de la intérprete de 45 años ha contrastado hasta ahora con el poco reconocimiento de la industria a su trabajo, si bien Bullock ha demostrado ser una actriz más centrada en entretener que en competir por premios, prueba de ello es su pasado de acción con títulos como Demolition Man o Speed, su recorrido en el mundo de la comedia, especialmente la romántica, While You Were Sleeping, Forces of Nature o Miss Congeniality.

No obstante, la adorable Bullock ha constatado que puede instalarse en el drama con éxito de crítica y sin perder su gancho con el público. En 2006 la independiente Crash consiguió tres estatuillas, entre ellas la de Mejor película, con Bullock en uno de los papeles secundarios. Este año The Blind Side elevó a la actriz a protagonista dramática y, contra pronóstico, la convirtió en favorita para el Oscar.

The Blind Side es un drama basado en hechos reales sobre cómo una familia blanca rica marcada por las convicciones de la mujer (Bullock) ayuda a un chico afroamericano sin recursos a salir adelante en la vida a través del fútbol americano.

A priori es un argumento con escaso encaje en los Oscar que, sin embargo, acabó por lograr una nominación a Mejor película, gracias en gran medida al trabajo de Bullock.

La actriz, que en 2009 estrenó además la exitosa comedia The Proposal y la olvidada All About Steve, logró por The Blind Side el premio de Mejor actriz del sindicato de actores SAG en EE.UU., el Globo de Oro a Mejor actriz de drama y empató en esa misma categoría con Meryl Streep en los premios Critic's Choice Awards que otorga la asociación de críticos más importante de Norteamérica.

La candidatura de Bullock al Oscar de Mejor actriz protagonista, la primera de su carrera, sumado al apoyo de crítica y público y respaldada por la nominación de su filme a Mejor película, la convierte en firme contendiente para la estatuilla.

Helen Mirren, una actriz de época. La veterana intérprete británica, de 64 años, es junto a Streep la única de las cinco nominadas que ya sabe lo que es ganar un Oscar. The Last Station supuso la cuarta candidatura para la actriz que se impuso en 2007 por su papel de reina de Inglaterra en The Queen, si bien Mirren ha demostrado moverse como pez en el agua con personajes históricos y películas de época.

En The Last Station Mirren encarna a la mujer del famoso novelista ruso León Tolstoi, autor de Guerra y paz o Anna Karenin, en el tempestuoso último año de vida del escritor.

La británica hizo Sofía, madre de trece hijos, enfrentada al secretario del escritor, Vladimir Chertkov, por la herencia familiar. Chertkov cree que ésa debe pasar a ser propiedad del pueblo ruso mientras que Sofía está decidida a que la hereden sus hijos.

A pesar de la idoneidad del personaje para Mirren y la admiración con la que cuenta la actriz entre los miembros de la Academia, que la han nominado tres veces en los últimos 8 años, las posibilidades de triunfo para la europea son escasas.

El compañero de Mirren en The Last Station, Christopher Plummer, que interpretó a Tolstoi, fue también nominado para el Oscar, en su caso en la categoría de Mejor actor de reparto.

Carey Mulligan, la savia nueva del cine británico. Se dejó ver por primera vez en la gran pantalla en Pride & Prejudice como una de las cinco hermanas de la novela homónima de Jane Austen a la sombra de Keira Knightley, reconocida actriz de su misma edad, 24 años, pero el nombre de Carey Mulligan no sonaría con fuerza en la meca del cine hasta el año pasado, cuando estrenó tres películas con un reparto de primer nivel.

Mulligan fue secundaria en Public Enemies con Johnny Depp y Marion Cotillard, y en Brothers con Natalie Portman, Tobey Maguire y Jacke Gyllenhaal, si bien no desperdició la ocasión de reclamar su hueco como protagonista en An Education, que a la postre le sirvió para lograr su primera nominación al oscar.

Mulligan interpreta a una joven de origen humilde que se prepara para entrar en la universidad y realizar una carrera cuando se cruza en su vida un hombre adinerado que le dobla la edad y que le abrirá las puertas de un mundo de alta sociedad que le trastocará sus planes.

La intérprete convenció con este personaje a ambos lados del Atlántico y logró imponerse en varios premios de la crítica en EE.UU. y ha estado nominada a los Globos de Oro.

Su candidatura al Oscar la consolida en Hollywood donde apunta hacia una gran carrera tras los pasos de sus compatriotas británicas como Helen Mirren o Emma Thompson.

Gabourey Sidibe, la sorpresa del año. Una completa desconocida que asombró al mundo del cine en 2009 con su papel debut en Precious: Based on the Novel 'Push by Sapphire'. Criada en Harlem de padres divorciados y con pocos recursos, Gabourey Sidibe se convirtió en el centro del drama dirigido por Lee Daniels que ha conseguido 6 nominaciones a los oscar un año después de triunfar en el festival de Sundance.

La joven de 26 años encarnó a Precious, una adolescente analfabeta madre de dos hijos que sufre abusos y cuya vida parece cambiar de rumbo cuando se alista a una escuela alternativa.

Historia humana de gran dureza y bajos fondos por la que Sidibe ha sido nominada a los Globos de Oro, a los premios del sindicato de actores de EE.UU Screen Actors Guild y a los Critic's Choice Awards.

Temas relacionados

 

últimas noticias