Avatar y The Hurt Locker, con nueve candidaturas, son las más fuertes en los Oscar

Por primera vez desde hace más de 60 años, 10 filmes compiten en esta categoría.

El duelo entre la taquillera Avatar y la independiente The Hurt Locker, ambas producciones con nueve candidaturas, marcará la 82 edición de los Oscar en la que 10 filmes compiten por la categoría de Mejor película por primera vez desde hace más de 60 años.

Avatar, la reina de la taquilla. La apuesta más ambiciosa del director James Cameron se ha convertido en un éxito sin precedentes en las salas de cine. El cineasta regresó más de una década después de arrasar con Titanic con una aventura de ciencia ficción situada en un planeta lejano llamado Pandora donde los pobladores locales se enfrentan con unos humanos con pocos escrúpulos dispuestos a todo por extraer unos valiosos minerales.

Más que por su historia, el filme ha deslumbrado por su revolución tecnológica gracias a los nuevos sistemas de grabación en 3D, así como de captura de los movimientos de los actores, y sus procesos de digitalización y postproducción que permitieron a Cameron dar rienda suelta a su imaginación y ofrecer una puesta en escena nunca vista.

Avatar ha recibido el apoyo del público en todo el mundo donde ha recaudado más de 2.000 millones de dólares, una cifra inalcanzable para el resto de películas, y ha sido aplaudida por gran parte de la crítica.

El filme, que costó más de 300 millones de dólares, es el principal favorito para lograr la estatuilla de Mejor película después de adjudicarse recientemente el Globo de Oro en esa misma categoría.

The Hurt Locker, la sorpresa anunciada. No le fue fácil a este drama bélico de pocos recursos económicos para los estándares de Hollywood abrirse camino hasta las salas de cine, donde se estrenó en junio en EE.UU. después de pasearse por numerosos festivales y haber salido directamente en DVD en algunos países. El tiempo demostró que las reticencias de las distribuidoras resultaron carentes de fundamento.

The Hurt Locker, dirigida por Kathryn Bigelow, ex mujer de James Cameron, se ganó a pulso sus nueve nominaciones a los Oscar después de convencer unánimemente a crítica y espectadores con su historia sobre desactivadores de bombas en Irak.

Bigelow echó mano de las herramientas clásicas de la cinematografía para generar tensión, suspense y acción sin necesidad de grandes efectos especiales, llevando al límite la sangre fría de los personajes.

El filme fue la gran sorpresa del año y ha superado a Avatar en los premios de los sindicatos de productores y directores o en los que concede la asociación más importante de críticos de EE.UU., BFCA, por lo que cuenta con muchas opciones para alzarse con el título de Mejor película en la ceremonia de los Oscar.

Inglorious Basterds, Tarantino contra los nazis. Ocho candidaturas al Oscar avalaron la última creación de Quentin Tarantino, que en esta ocasión se sumergió en el transitado género de películas de la II Guerra Mundial para aportar un final alternativo a la vida de Adolf Hitler.

Una historia de venganza despiadada protagonizada por un escuadrón de soldados judíos estadounidenses cuya única finalidad es eliminar cuantos más nazis mejor en una suerte de justicia bíblica del "ojo por ojo" más apropiada para un Hollywood donde siempre gusta que ganen los "buenos".

Brad Pitt encabezó el reparto de Inglorious Basterds que, sin embargo, destacó más por sus interpretaciones secundarias, en especial la de Christoph Waltz, quien parece tener garantizado el Oscar de reparto.

El filme ha ido ganando enteros en la carrera por las estatuillas según se acerca la fecha de entrega de premios y algunos analistas consideran que podría llevarse el Oscar de Mejor película al salir beneficiada de la rivalidad entre Avatar y The Hurt Locker, si bien sus opciones son muy reducidas

Up in the Air, unas vidas suspendidas en el aire. Película con el estilo característico de Jason Reitman, director que convenció con Juno, debe la mitad de sus 6 nominaciones a las interpretaciones de George Clooney, Vera Farmiga y Anna Kendrick, si bien parte con más opciones en la categoría de Mejor guión adaptado.

Drama sin pretensiones que anima a reflexionar sobre la ambición, las relaciones personales, el amor y la soledad a través de la vida de unos personajes que evitan a su manera hacer frente a sus problemas.

En Up in the Air Clooney hace el papel de un experto de una compañía a la que otras empresas subcontratan para gestionar despidos de los empleados, lo que le lleva a pasar mucho tiempo entre aviones y aeropuertos. Farmiga y Kendrick le harán ser consciente de sus debilidades. A pesar de la buena acogida, Up in the Air tiene escasas perspectivas de victoria como Mejor película en la 82 edición de los Oscar.

Precious, el drama más duro del año. En boca de todos desde que arrasase en enero de 2009 en el festival de cine independiente de Sundance, Precious ha caminado con paso firme hacia la ceremonia de los Oscar donde optará a media docena de premios.

Una historia dura sobre una adolescente de Harlem obesa, analfabeta, de familia desestructurada y embarazada de su segundo hijo a la que la posibilidad de cambiar a una escuela alternativa le ofrece un halo de esperanza para mejorar su vida.

Realizada por Lee Daniels, candidato a Mejor dirección, conmovió a la Academia a través de las interpretaciones de su protagonista, la desconocida Gabourey Sidibe, y la comediante Mo'Nique, quien lleva todas las papeletas para alzarse con el Oscar de secundaria.

A pesar de los halagos recibidos por el filme tanto dentro como fuera de EE.UU., Precious se ha quedado rezagado en la carrera por el título de Mejor película en una edición muy disputada

UP, la ambiciosa apuesta animada. Los estudios Disney/Pixar lograron con Up repetir la hazaña de situar una cinta animada entre las elegidas para disputar la categoría reina de los Oscar. Únicamente La Bella y la Bestia había obtenido la nominación a Mejor película del año hasta ahora.

Up, la historia del anciano que vuela con su casa atada a unos globos para cumplir un sueño de juventud, tiene asegurado la estatuilla de Mejor filme de animación y compite por cinco premios en total, una cifra récord solo superada por las seis candidaturas que consiguió La Bella y la Bestia y Wall-E.

No obstante, la presencia de Up entre las nominadas a Mejor película resulta testimonial de cara al triunfo. La producción convenció además por su banda sonora y por su guión, en la que es la primera película de dibujos de Disney protagonizada por un anciano.

District 9, del gueto a los Oscar. Posiblemente District 9 fue una de las producciones agraciadas por la ampliación de 5 a 10 en el número de candidatos a Mejor película.

El filme sudafricano en el que unos torpes alienígenas se convierten en víctimas de un nuevo "apartheid" no dejó indiferente a audiencia y crítica, si bien produjo reacciones extremas de amor y odio.

La Academia, poco aficionada a reconocer las historias de ciencia ficción, avaló con 4 candidaturas la propuesta de District 9, producida por Peter Jackson y dirigida con estilo documental de ficción por un poco conocido Neill Blomkamp.

Las opciones del filme de conseguir algún galardón en la 82 edición de los Oscar son más bien lejanas ya que disputa los premios técnicos con Avatar y el guión con dramas como Precious y Up in the Air.

An Education, sueños de adolescente. Producción de la BBC británica sobre los sueños de una esforzada adolescente de origen humilde en el Londres de los años 60.

An Education atesora 3 nominaciones y destacó por la interpretación de la joven Carey Mulligan, cuyo personaje se ve seducido por un hombre que le dobla la edad y la introduce en un mundo para ella inalcanzable que terminará por volverse en su contra.

Un drama independiente que ha ido recogiendo en 2009 una gran colección de nominaciones a diversos premios en EE.UU. y Europa, aunque la mayor parte de ellas no se concretaron en victorias.

A Serious Man, nueva dosis de humor negro de los Coen. Ethan y Joel Coen escudriñaron en A Serious Man el espíritu de un hombre de mediana edad atosigado por un entorno que le da la espalda y ante el que no sabe cómo reaccionar.

Ambientada en la comunidad judía de EE.UU. en 1970, la película es un ejemplo más del cine de los Coen que ha demostrado tener mucho público en la Academia, a pesar de que los miembros se lo pasan mejor con su violencia que con su sentido del humor.

Suyos fueron No Country for Old Men, que ganó tres Oscar hace dos años, o Fargo, que se llevó uno en 1997, si bien los dos fueron thrillers.

Las comedias negras Burn After Readingcon Brad Pitt y George Clooney, quien también repitió en O Brother, Where Art Thou, The Ladykillers con Tom Hanks, o la película de culto The Big Lebowski, atesoraron en total dos nominaciones y ninguna estatuilla.

Unos precedentes que auguran poco éxito a esta pareja de cineastas en la 82 edición de los Oscar donde optan además del premio de Mejor película al de Mejor guión original.

The Blind Side, la nominada imprevista. Una historia real sobre la vida de un joven afroamericano de triste pasado, sin preparación y sin perspectivas de futuro que acaba siendo acogido en su casa por una rica familia blanca comandada por una mujer con carácter y sin pelos en la lengua interpretada por Sandra Bullock, quien es favorita a conseguir la estatuilla por ese papel.

The Blind Side fue la gran sorpresa en la lista de nominados a Mejor película para la 82 edición de los Oscar y otra de las beneficiadas de la ampliación de la categoría a diez candidatos.

A pesar de no tener opciones a imponerse como filme del año, The Blind Side ha sido una de las grandes ganadoras de 2009 en taquilla, donde solamente Avatar y Up la superaron en ingresos en EE.UU. de entre las películas nominadas.

La producción encabezada por Bullock recaudó más que Inglorious Basterds y District 9 juntas y triplicó los números de Up in the Air. El apoyo del público resultó a la postre decisivo para dar notoriedad al filme y catapultarlo hasta los Óscar, donde recibió dos nominaciones.

Temas relacionados