Bradley Cooper: "no me importa ganar un Óscar"

Dice que la muerte de su padre le cambió radicalmente la vida y la perspectiva con la que analiza todo lo que le rodea.

Bradley Cooper en la gala de los premios Óscar 2013.
Bradley Cooper en la gala de los premios Óscar 2013.AFP

Bradley Cooper no perdió la compostura en ningún momento tras perder este año diversos galardones interpretativos en detrimento del prestigioso Daniel Day-Lewis. Aunque sus candidaturas al Óscar y al Globo de Oro por la aclamada cinta 'Los juegos del destino' cayeron en saco roto, la positiva actitud del intérprete estadounidense ya no se tambalea por asuntos menores como las ceremonias de premios ya que, como él mismo asegura, la muerte de su padre hace dos años le cambió la vida por completo y modificó su jerarquía de prioridades.

"Para mí la muerte se ha vuelto muy cercana y demasiado tangible, por lo que me importan muy poco asuntos tan insignificantes como las galas de premios. Mi padre, alguien que me acompañó y apoyó durante 36 años, se fue repentinamente. Se ha ido para siempre. Le vi morir y estuve todo el tiempo a su lado, no me moví del lado de su cama hasta que exhaló su último aliento. Experimenté en primera persona todo el proceso que conduce a la muerte, y no he vuelto a ser el mismo. Nada ha vuelto a ser lo mismo desde entonces", confesó el actor en la revista GQ.

Bradley Cooper insiste en que haberse hecho con la estatuilla dorada de la academia de cine no habría supuesto un cambio significativo en su devenir cotidiano, ya que perdió definitivamente "la inocencia" cuando su progenitor falleció. De la misma forma, Bradley asegura que ningún galardón o reconocimiento profesional puede llenar aquellas parcelas de su vida que se encuentran vacías, por lo que tampoco siente ilusión alguna ante la idea de recibir un Óscar en el futuro.

"Cuando viví ese momento tan duro, la inocencia que me quedaba desapareció por completo y para siempre. Nunca más volverá, aunque el lado bueno de todo esto es que ya no me preocupo por estupideces. Quiero decir que haber ganado un Óscar no habría cambiado nada en relación a los problemas de mi existencia. Aquellos aspectos de mi vida que hacen que no me sienta realizado no van a llenarse automáticamente por recoger una estatuilla. Así que no me importa ganar un Óscar, tampoco es algo que vaya a afectar directamente a mi carrera profesional. No quiero ganarlo, de hecho", expresó.

Temas relacionados