Daniel Craig: no quiero ser como James Bond

Mañana se estrena la superproducción ‘Skyfall’, 23ª entrega de la saga del agente secreto 007.

Han pasado 50 años desde que Sean Connery estrenara su primera versión del agente secreto 007 con la película Dr. No. Y a lo largo de medio siglo, el personaje de James Bond fue cobrando cada vez más fama, con las diferentes interpretaciones de George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y el más contemporáneo, Daniel Craig. Luego de 22 películas y una recaudación mundial que supera los 5.000 millones de dólares, la nueva producción Skyfall incluso sacó de la bancarrota a los estudios MGM. Viajamos especialmente hasta Nueva York para entrevistar en exclusiva a Daniel Craig.

¿Conoce personalmente al resto de los actores que interpretaron antes a James Bond?
Conozco a Roger Moore y también a Pierce Brosnan. Nunca conocí a los otros.

¿Alguna vez piensan reunirse?
No sé. ¿Por qué?

¿Para celebrar el 50º aniversario?
Sería un poco vergonzoso.

¿Por qué?
Creo que sería muy incómodo y vergonzoso. No creo que pueda llegar a pasar algo así, somos personas muy diferentes. Ni siquiera creo que alguno de nosotros tenga el deseo de estar en compañía de los otros, más allá de decir “hola” y encontrarnos socialmente por casualidad. Desfilar delante de gente, insisto, sería un poco incómodo y vergonzoso.

¿Ni siquiera para un juego privado de póquer?
No. Yo no soy James Bond (risas). Es otra persona, yo no soy él.

¿Recuerda con claridad la primera vez que escuchó hablar sobre James Bond?
Supongo que siempre supe de James Bond, así lo siento. Existe desde hace mucho tiempo, a lo largo de toda mi vida. Y me acuerdo haberlo visto en cine cuando tenía cinco o seis años.

¿Fue en la misma época que empezó con la actuación?
No. Yo no era actor en esa época. Todo eso es mentira, como la mayor parte de lo que publican en internet. Empecé con la actuación a los 21 años. Terminé con las clases de arte dramático y pasé directo a una película de Warner y después hice algo de televisión en Inglaterra y teatro. Siempre trabajé como actor y así fue como pude mantener la misma cuenta de banco (risas). Trabajo como actor desde que tengo memoria y siento que lo he hecho siempre. Claro que al principio fue un poco difícil, trabajando de vez en cuando, tratando de pagar la renta para vivir. Pero con el tiempo pude empezar a vivir de la actuación. Y por lo visto, funcionó bastante bien.

¿Qué es lo que más le gusta del estilo de vida de James Bond?

De verdad, yo no soy como James Bond. Lo bueno es que genuinamente no soy para nada como él y, por lo tanto, no necesito nada de su estilo de vida. Tengo mi vida. Realmente, no es algo que aspire a ser. No tengo ningún deseo de ser como él.

¿De verdad no le gusta nada?

Me gustan los autos, me gustan las cosas que les gustan a todos, pero no quiero ser James Bond.

¿Y por qué cree que a las mujeres les gusta tanto James Bond?

No lo sé... será que es peligroso, algo tan simple como eso.

¿Imagina al agente 007 casado, con una familia, como usted?

No, porque él es un espía y toda mujer que pueda llegar a querer termina muriendo.

De la misma forma que trató de convencer a Javier Bardem para ‘Skyfall’, ¿trataría de convencer a su esposa para que fuera una de las nuevas chicas Bond?

No, Rachel (Weisz) ya tiene bastante con verme todos los días (risas). No creo que aceptara ser una chica Bond.

¿Cómo le fue con el nuevo director Sam Mendes, teniendo en cuenta que los dos vienen del mundo del teatro?

En teatro hay un proceso muy claro de colaboración donde todos se involucran bastante y cuando se trabaja, especialmente con un grupo de actores, es siempre algo bueno, porque Sam incluye a todos en el proceso. Trabaja muy bien con los actores, no trata de esconder nada, ni quiere hacer todo más difícil. A mí me gusta trabajar con la gente y me gusta buscar siempre las mejores soluciones para los problemas.

¿Qué piensa sobre el sitio de internet Ask.com, donde James Bond figura como la persona con más influencia, por encima del presidente Obama?

Bueno, espero que Obama consiga un poco más de influencia (risas). Supongo que es agradable, será que estamos en medio del estreno de la película y yo estoy por todos lados. Pero debería agradecerle a Sony porque su división de publicidad es muy buena.

¿Y cómo cree que su personaje pueda atraer a la juventud, cuando nunca navega por internet y ni siquiera tiene un iPad?

Supongo que ya nos daremos cuenta cuando se estrene la película (sonríe). Pienso que él simplemente siente que tiene que estar en primera fila y la idea de luchar desde una computadora va en contra de su forma de pensar. Es lo que también me encanta del nuevo personaje, Q, porque es el experto en computadores y se nota el contraste entre los dos. Creo que los vamos a seguir viendo juntos en otras películas.

¿Siente que en ‘Skyfall’, James Bond está un poco viejo para el trabajo de espía?

Creo que sí, especialmente la idea del principio de la película, donde le disparan. Pero también pienso que al final logra recuperarse. Me gusta cuando alguien le propone que renuncie. Pero no puede, no puede irse, tiene que seguir con su trabajo, porque es muy leal. Todavía puede filmar una película más.

En su caso, ¿le preocupan el paso del tiempo y la edad?

Bueno, me preocupa la edad tanto como a cualquiera. En cierto momento le das demasiada importancia, hasta que te das cuenta de que no se puede hacer nada. Hay que disfrutar la vida mientras se vive.

¿Hablamos un poco de Javier Bardem como el nuevo villano?

Soy uno de los más grandes admiradores de Javier (Bardem). Incluso lo perseguí para que trabajara conmigo, porque fui hasta una fiesta donde sabía que estaba para pedirle que lo hiciera. Y dijo que sí, así que fue grandioso. Me encantó trabajar con él. Me hace reír, la filmación fue muy divertida. Y espero que también le parezca gracioso a la gente, porque a mí me hace reír cada vez que lo veo.


¿Podrá volver a traer al personaje de Javier Bardem en la próxima película?

En la película termina con cuatro pulgadas y media de hierro frío sobre la espalda (risas). Si vuelve, va a caminar muy gracioso.

¿Y usted? ¿Cuánto tiempo más piensa interpretar a Bond?

No lo sé. Bueno, tengo contrato para otras dos películas de James Bond. Ya veremos lo que pasa después.

Temas relacionados