El cruce de caminos de Fernando Meirelles

La nueva película del director brasilero, "360", es una explosión de historias que se relacionan sutilmente una con otra.

Rachel Weisz y Jude Law / Cortesía: @Cinecolombia
Rachel Weisz y Jude Law / Cortesía: @Cinecolombia

Son los impulsos y los deseos los que gravitan alrededor de las nueve historias que conforman 360. Personajes que están en las cuatro esquinas del planeta pero que por alguna razón se relacionan entre sí. Anthony Hopkins, Ben Foster, Jude Law, Moritz Bleibtreu, Rachel Weisz, entre muchos otros, componen el elenco estelar de esta película dirigida por Fernando Meirelles, director de la célebre "Ciudad de Dios" y de "El jardinero fiel".

Desde su natal Brasil nos respondió esta entrevista.

¿Qué ventajas y desventajas encuentra al trabajar en Brasil o internacionalmente?

El hecho de trabajar internacionalmente ya presupone en gran medida que la película se verá alrededor del mundo, mientras que si lo hago en portugués, un millón de personas la verán aquí y eso sí tiene mucho éxito. De todas formas quiero volver a filmar aquí en mi país y tengo un proyecto cercano.

¿Qué le llamó la atención al leer el guión de 360?

Muchas cosas. Me encantó la historia porque no hay un mundo de buenos o malos. Todos los personajes son muy humanos y me identifico con ellos. Son todas personas tratando de hacer lo mejor que pueden.

¿Qué tanto se deberían controlar los deseos y pasiones?

Creo que no hay reglas. La primera cosa que me vino a la mente fue Freud con su idea de que hay que reprimir ciertos impulsos e instintos para tener una civilización, para tener una familia. Creo que la película habla mucho de eso.

¿Qué implicó hacer una película con tantos personajes e historias si se compara con una más lineal?

Me hubiera gustado tener más tiempo con los personajes. Ya que teníamos nueve historias que funcionan como un cuento corto, mi reto era que la audiencia se enganchara a los personajes que solo tienen 10-15 minutos en la pantalla si se le compara con una historia donde tienes una hora y media en promedio. Mi meta era generar esa relación entre el personaje y el público en tiempo récord.

La música es muy llamativa. ¿Hubo un especial énfasis en la banda sonora?

Fue mi esposa la que escogió la música. En realidad hice la película, escuché lo que ella había seleccionado y desechamos la posibilidad de tener un compositor especial para hacer la música. ¿Para qué hacerlo si ya teníamos hermosas canciones? Decidí utilizar ese dinero en pagar derechos de autor en vez de contratar un compositor.

¿Le interesa más la historia que la forma o le pasa al revés?

Me intrigan mucho las estructuras de una historia, la manera como se cuenta en particular una historia me llama mucho la atención, pero al final todo depende.

¿Qué renueva su interés en hacer cine?

Me interesa contar historias pero me apasiona la dirección de actores. Guiarlos con el tono específico que tiene cada línea del guión o cómo moverse en un espacio. No tengo todas las respuestas, es un trabajo en equipo. También adoro el trabajo de edición, recrear la historia en la sala de edición.

¿Qué diferencia hay en trabajar con estrellas de Hollywood y actores no tan reconocidos?

Nunca he tenido en mis elencos actores que se comporten como unas estrellas. La bueno de trabajar con actores muy reconocidos es que no son estrellas por accidente sino porque son buenos. Es un placer absoluto, cada escena fluye, casi no se necesitan repeticiones. En fantástico. De hecho de lo que más me gusta de 360 es la actuación.

¿Cuál fue la última película que lo conmovió?

“Enter The Void” de Gaspar Noé. Una película muy interesante. Lleva al cine a otro nivel.