"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

"Gravedad", la pérdida y el vacío emocional

Sandra Bullock y George Clooney protagonizan el nuevo filme de Alfonso Cuarón.

"La gravedad no es sólo aquello que te mantiene los pies en el suelo. Es la fuerza que constantemente te atrae de regreso a casa", dicen los realizadores.Warner Bros.

El astronauta Matt Kowalski (George Clooney) hace su último vuelo espacial en el cual prueba un nuevo cinturón cohete que le permite flotar en el espacio. Junto a él está Ryan Stone (Sandra Bullock), una ingeniera que en su primera misión en órbita carga una maleta más pesada, aunque es simbólica, pues está en su memoria.

Ese vuelo cambia la vida para ambos, pues son los únicos sobrevivientes de un terrible accidente que los deja a la deriva en el terrorífico vacío espacial. El silencio ensordecedor les dice que han perdido toda conexión con la Tierra y cuando el miedo se convierte en pánico, cada bocanada de aire consume el poco oxígeno que les queda. (Ver el tráiler).

El filme inicia en el abismo silencioso sobre la atmósfera terrestre donde el Transbordador Explorer está en órbita.

"El concepto del espacio fue interesante para ambos, es un escenario donde no hay forma sencilla de sobrevivir; está a miles de kilómetros de lo que llamamos hogar, así que era perfecto para una película sobre superar adversidades y tener que hallar el camino de regreso. Queríamos que fuera una historia realista, lo que implicó mucha investigación para familiarizarnos con la exploración espacial y poder representar una situación plausible", dice Jonás Cuarón el hijo de 31 años del reconocido director mexicano Alfonso Cuarón, quien coescribió el filme.

Bullock, quien tiene todo el peso de la historia, dice que para ella "es una historia sobre lo que nos hace seguir adelante, aunque no parezca haber luz al final del túnel. ¿Qué te hace dar ese paso extra por si acaso vale la pena el esfuerzo?".

Y es que más que una película de ficción, "Gravedad" es "el paso de una mujer de un sitio de pérdida y un estado de adormecimiento emocional a un sitio donde redescubre su propósito y razón en la vida... y luego lucha por ello", explica el productor David Heyman. Es por eso que para los realizadores "la gravedad no es sólo aquello que te mantiene los pies en el suelo. Es la fuerza que constantemente te atrae de regreso a casa".

El cineasta afirma que "a lo largo del filme hay referencias visuales constantes de la Tierra como un sitio hermoso y protector. Flotando arriba hay una mujer que está aislada de ella y cuidándose sola. Quisimos explorar el potencial alegórico de un personaje en el espacio que está moviéndose en espiral hacia el vacío, víctima de su propia inercia, alejándose de la Tierra donde radican las conexiones vitales y humanas. Entre todas las herramientas y efectos, siempre tuvimos claro que la lucha de Ryan es una metáfora sobre cualquiera que debe superar alguna adversidad en la vida y llegar al otro lado. Es un viaje de renacimiento".

Teniendo claro la carga psicológica de "Gravedad", los Cuarón tuvieron que resolver inconvenientes relacionados con la producción, pues aseguran que no querían nada parecido al mundo de fantasía de la ciencia ficción, sino retratar las realidades de estar a la deriva en el ambiente más inhóspito para el ser humano.

Para lograrlo, inventaron sistemas completos para generar la ilusión de estar en el espacio de formas totalmente convincentes y viscerales; es decir, un escenario virtual entero.

Como resultado, "Gravedad" es un híbrido de filmación directa, animaciones e imágenes creadas por computador con escenarios, fondos y hasta vestuario, pulidos digitalmente.

El elemento más crucial para dar la sensación de estar en el espacio era replicar la gravedad cero. Dado a que Cuarón prefiere las tomas largas y fluidas, el método tradicional de usar cables no era viable, tampoco el uso de parábolas que desafían la gravedad en lo que se conoce como "cometa del vómito"—un avión que se eleva y luego cae en picada, causando ingravidez momentánea.

En vez de eso, los cineastas emplearon una combinación de técnicas innovadoras para llevar a los personajes—y, por extensión, al público—al imponente terreno espacial. Se usaron cables, pero el veterano supervisor de efectos especiales Neil Corbould y su equipo, crearon una plataforma única de 12 cables; con ella y con la ayuda de titiriteros expertos, pudieron hacer que Bullock "flotara" en secuencias específicas.

Quizá la herramienta nueva más ingeniosa fue una parte del set llamada "caja de luz", la cual fue concebida por el director de fotografía Emmanuel Lubezki y supervisor de efectos especiales Tim Webber. Asemejando un cubo hueco, sus muros interiores eran grandes paneles planos, cada uno con miles de luces LED miniatura. Como su nombre sugiere, el propósito de la "caja de luz" era iluminar apropiadamente al personaje, incluso, por ejemplo, en la escena cardiaca en la que Ryan está girando sin control a través del espacio. Con iluminación convencional, dicho efecto habría sido imposible.

Las luces, las cámaras montadas en robots, y las plataformas de inclinación podían ser sincronizadas con la ayuda de computadoras, permitiéndole a Alfonso Cuarón y sus colegas, mover el universo alrededor de los actores y dar así la impresión de que los personajes se mueven a través de universo. A través, siendo la frase clave.

"Gravedad" se imaginó desde el inicio como una experiencia cinematográfica en tercera dimensión porque, como dice Jonás, "el concepto siempre fue hacer esta película en tercera dimensión porque queríamos que la gente estuviera realmente inmersa en las imágenes además de la narrativa".

"No queríamos que fuera en tercera dimensión solo para que las cosas te volarán en la cara. Queríamos ser sutiles…dejarte sentir que estás dentro del viaje", concluye su padre.