La historia que llevó a Lisandro Duque a ser ateo