La senadora Claudia López explica en El Espectador los siete mandatos de la consulta y qué se necesita para que sea de cumplimiento obligatorio para el Estado.

hace 1 mes

¿Por qué a Hollywood le interesa que los animales parezcan personas?

'El reino de los monos’ es el nuevo documental de Disneynature que cuenta la historia de una mamá mono que lucha por proteger a su bebé. La revista Slate explica el por qué se busca que en este tipo de documentales los animales sean caracterizados como humanos.

Disneynature

 Es común que para los documentales sobre naturaleza a los animales se les dé un nombre, se les asigne aspiraciones humanas o que sus aventuras las narre un actor famoso como Morgan Freeman. Aunque este enfoque no es novedoso, hoy resulta casi imposible imaginar un documental sobre la vida animal sin una dosis de antropomorfismo, que es, simplemente, atribuirle características y cualidades humanas a animales de otras especies.

“Los productores probablemente están en lo cierto cuando asumen que pocas personas quieren sentarse en una sala de cine y ver animales haciendo cosas de animales. Los espectadores necesitan una inversión emocional”, comenta Laura Bradley, asistente editorial de la revista Slate, en su artículo ‘Why Wildlife Documentaries Insist on Making Animals Seem Human’ (‘Por qué los documentales sobre la vida salvaje insisten en hacer parecer humanos a los animales).

Para el cinematógrafo Bob Landis, ganador de un premio Emmy por su documental ‘En el valle de los lobos’, cuando el material disponible no se suficiente para contar una historia, es muy difícil que una productora acepte el proyecto. El ejemplo de su trabajo es claro: para hacer el documental ‘She wolf’, el guión se centró en el drama de una hembra alfa que logra el poder de su manada y criar a sus bebés, y no en la parte favorita de Landis en la que se mostraba su comportamiento normal que termina con la muerte del animal.

“Uno no puede evitar un toque de antropomorfismo. Yo trato de evitar proyectar narrativas emocionales que no son razonables o que van mucho más allá que la realidad”, le dijo el realizador Landis a Bradley, resaltando que esa manera de contar las historias es lo que Disney ha intentado hacer desde hace años. “Lo describió alguna vez un crítico”, explica Bradley en su artículo: “Tome una cantidad de cinematografía de la vida animal, asígneles nombres y rasgos humanos a los animales que filmó, fabrique una historia atractiva con sus hazañas (preferiblemente que involucren a una madre y un recién nacido), edite el material para que pueda contar la historia, y contrate a un actor para que haga la narración”.

Para lograr ese resultado, el proceso de edición es fundamental. De esto depende que la historia tenga un principio y un final, y que se logre una conexión emocional con los espectadores. La música también es un factor fundamental. “En ‘El valle de los lobos’, Landis asegura que la música escocesa ayuda a enfatizar un paralelo entre la guerra de los clanes y los choques entre las manadas de lobos”, explica Bradley.


Vea el artículo completo aquí

Temas relacionados