Jim Carrey se distancia de 'Kick-Ass 2' por considerarla muy violenta

Grabó el film un mes antes de la masacre en una escuela de Connecticut y ahora dice que no puede apoyar ese nivel de violencia.

El actor canadiense Jim Carrey no trabajará en la promoción de su último filme, la comedia de acción "Kick-Ass 2", porque tras la matanza ocurrida en una escuela en el noreste de Estados Unidos decidió que no puede "apoyar este tipo de violencia".

La secuela de "Kick-Ass" ("Un superhéroe sin superpoderes" o "Listo para machacar", 2010) se estrenará en septiembre de este año, pero ya fue rodada con Jim Carrey como el coronel Stars and Stripes.

No obstante, en momentos en que la cinta entra en etapa de promoción, Carrey, de 51 años, anunció el domingo en Twitter: "Grabé Kick-Ass un mes antes de la masacre en (la escuela primaria) Sandy Hook y ahora, honestamente, ya no puedo apoyar ese nivel de violencia".

El 14 de diciembre del año pasado, un joven de 20 años mató a tiros a 20 niños y seis adultos en la escuela Sandy Hook en Newton, Connecticut. La tragedia reavivó el perenne debate estadounidense sobre el control de armas y la violencia en los medios.

"Mis disculpas con los demás involucrados del filme. No me avergüenzo, pero los acontecimientos recientes me hicieron cambiar de corazón", tuiteó.

En "Kick-Ass 2", la estrella de "Ace Ventura" y "The Truman Show" interpreta a un exmafioso que se convierte en un líder justiciero.

El productor del filme, Mark Millar, pidió al actor que reconsidere su decisión, en un texto publicado en su blog personal en la noche del domingo.

"Primero que nada, amo a Jim Carrey", escribió. "Es un apasionado defensor del control de armas y respeto tanto su política como su opinión".

"Pero estoy aturdido por este súbito anuncio, porque todo lo que sale en esta película ya estaba en el guión hace 18 meses. (...) Una secuela de esta película lógicamente iba a tener algo de sangre, pero esto no debía haber sido una sorpresa para alguien que disfrutó tanto hacer la primera entrega".

"Al fin de cuentas, es su decisión. Pero nunca compré esa idea de que la violencia en la ficción genere violencia en la vida real, no más de lo que un hechizo de Harry Potter crea jóvenes magos en la vida real".

Millar, quien escribió los cómics en los cuales ambas cintas están basados, terminó: "Jim, te quiero y espero que reconsideres".