Los muñecos del fútbol

Se estrena en Colombia ‘Metegol’, película animada y en 3D que teniendo como pretexto el fútbol cuenta una historia de amistad, pasión y amor. Es la producción más grande de Latinoamérica.

‘Metegol’, basada en un cuento de Fontanarrosa, trata sobre un grupo de jugadores de futbolín. / Cortesía Uip

Decir que algo es “lo mejor” o “lo más grande” puede sonar presumido. Sin embargo, no es el caso de Metegol, película animada y en 3D que pretende competir con grandes estudios de Hollywood como Pixar y Dreamworks. Esto último es más presuntuoso todavía, pero es la realidad.

Finalizando la década pasada, el director argentino Juan José Campanella empezó a trabajar una idea basada en el cuento “Memorias de un wing derecho”, del escritor, también argentino, Roberto Fontanarrosa. En esa época preparaba “El secreto de sus ojos”, que un año más tarde ganaría el Premio Óscar como mejor película en habla no inglesa.

Tras ese éxito fueron muchas las propuestas que el cineasta recibió para dirigir grandes proyectos no escritos por él, pero siguió fiel a su idea y continuó con Metegol. El tiempo estipulado para la producción se alargó, generando así un aumento en los costos, pero gracias a la fe del productor colombiano Jorge Estrada, quien tiene una sociedad laboral bastante sólida desde hace años, la película se concluyó.

¿El resultado? Un filme que sin duda alguna marca un antes y un después en la cinematografía de América Latina. Esto no lo dicen ni Campanella ni Estrada, lo dicen las cifras: un costo de US$22 millones (y sigue contando por gastos de mercadeo) la convierte en la producción más grande de Argentina y, de paso, de América Latina. Aunque la cifra es bastante alta para la región, no lo es tanto si se quiere competir con producciones del sello Pixar o Dreamworks (que rodean los US$200 millones).

El argentino, bastante conocido en Hollywood por dirigir capítulos de series como “House” y “La Ley y el Orden”, se rodeó del mejor talento hispanoamericano para lograr la calidad técnica requerida para que una historia animada se vea perfecta, y más si es en 3D.

Aquí no hay oportunidad de decir que querías tener una imagen granulada, oscura o iluminada con luz natural, que esa era tu propuesta. La animación queda bien o no”, explica el director, quien sin dudar un segundo finaliza con la frase “eso se logró”, refiriéndose a la calidad técnica.

Dice que si el espectador está pendiente de todo, podrá detallar que hasta los extras que salen en la parte más lejana de la feria están realizando una actividad específica y no son simples figuras superpuestas.

Acostumbrado a dirigir historias protagonizadas por actores de carne y hueso, la mayor dificultad en este proceso fue escribir un guión que, además de soportarse por sí mismo, estuviera lo suficientemente bien estructurado como para llevarlo a cabo en animación, algo muy importante si se tiene en cuenta que cualquier cambio demora días en realizarse. En ese aspecto contó con la colaboración de Eduardo Sacheri, quien ya lo había ayudado en la ganadora del premio de la Academia de Hollywood.

El cuento de Fontanarrosa es sobre la pasión y la alegría que genera el fútbol (leer Aquellos viejos punteros de la calle de los locos), vistas por una figura olvidada del juego metegol, o futbolín, pero Sacheri se ideó una historia sobre el “resultadismo”, como dice Campanella. “Ahora todo es sobre perder o ganar. Los chicos tienen esa presión de ser un winner o un loser”, comenta.

Aunque el fútbol está presente todo el tiempo, es sólo una excusa para tocar valores y sentimientos explorados por personajes que perfectamente pueden identificarse con el amigo del barrio o el jugador local que el espectador tenga en su cabeza: Carlos El Pibe Valderrama, Fabricio Coloccini, Diego Armando Maradona.

“Memorias de un wing derecho” usa referencias del clásico River-Boca y de la tradicional bebida Fernet, elementos argentinos que en la película no están para evitar regionalismos que le impidan ser una historia universal, algo que dominan perfectamente tanto director como productor.

Los seres humanos somos universales, así que cualquier historia que desarrolle emociones va a ser universal”, dice Estrada, mientras Campanella saca su ya popular frase: “Metegol es una película de fútbol como Casablanca es una película de guerra”.

Como se explicó antes, el fútbol sólo es la excusa para contar la historia de Amadeo, el niño talentoso y tímido que debe enfrentarse al más temible rival sobre una cancha de fútbol: el crack. Respeto, amistad, pasión y por supuesto amor son los ingredientes de esta historia que, a pesar de ser animada, no está dirigida exclusivamente al público infantil. (Ver el tráiler).

Los chicos no entienden algunas reflexiones filosóficas y no tienen por qué hacerlo: ellos van a divertirse. Los mayores podemos analizar cosas como ‘la mano de Dios’”, reflexiona Campanella.

Tras un exitoso debut en Argentina y Londres, y luego de haber inaugurado el Festival de Cine de San Sebastián, “Metegol” se puede ver en Colombia desde hoy. Sin dar números exactos, Estrada espera que la taquilla del primer fin de semana sea lo suficientemente buena para que ayude a la película en la carrera de llegar a las salas de cine de Estados Unidos (ya está vendida en buena parte de Europa), país en el que quieren entrar con la cinta original, pues no están dispuestos a vender los derechos para que Hollywood realice su propia versión de “Metegol”. 

5 LIBROS DE 'LA CARTA MISTERIOSA' PARA NUESTROS LECTORES

Tenemos 5 ejemplares del libro "Metegol. La Carta Misteriosa", de Eduardo Sacheri. Cuéntanos en un tuit que incluya la etiqueta #MesaDeNoche, o en los comentarios de esta publicación, a quién le regalarías uno de los libros y por qué. El equipo de redes sociales seleccionará las respuestas más originales y entregará un ejemplar a sus autores. Sólo para residentes en Bogotá. Puedes participar entre este 11 y 14 de noviembre. Los seleccionados serán anunciados el 15 de noviembre.