Marion Cotillard explora el mundo de la prostitución

La actriz francesa admite con orgullo que este año ha dado vida a tres prostitutas, una de ellas para David Bowie.

La actriz francesa Marion Cotillard.AFP

Marion Cotillard asegura sin disimulo que su carrera cinematográfica se ha visto asociada este año a una de las profesiones tradicionalmente más controvertidas, ya que ha interpretado hasta en tres ocasiones a distintos personajes con una particularidad en común: su condición de trabajadoras del sexo. Lejos de incomodarle semejante circunstancia, la actriz francesa confiesa sentirse fascinada por la compleja personalidad de las prostitutas a las que ha dado vida.

"Mis dos últimos personajes [tanto en la cinta 'The Immigrant' como en 'Blood Ties'] tienen que prostituirse para poder sobrevivir y, más allá del trabajo que desempeñan, lograron conmoverme por la dura historia personal que tienen a sus espaldas. Además de estos dos papeles, a principios de año interpreté a otra prostituta en el videoclip de David Bowie 'The Next Day', por lo que puedo decir claramente que 2013 ha sido mi gran año en el negocio del sexo", bromeó la angelical artista al diario Le Figaro.

Además de afrontar un reto interpretativo de proporciones mayúsculas, Marion Cotillard también tuvo que esforzarse mucho para deshacerse de su característico acento francés y convertirse en una creíble mujer italiana en 'Blood Ties', una cinta dirigida por su compañero sentimental Guillaume Canet y que no le produjo ningún tipo de incomodidad por el hecho de tener que trabajar estrechamente con él.

"Todo lo contrario, fue una experiencia muy agradable porque Guillaume y yo tenemos una relación basada en la confianza mutua. Nos comunicamos a la perfección y nos sentimos inspirados el uno por el otro. Aunque él era el jefe, fui yo quien le propuse que mi personaje de Monica fuera de origen italiano. A Guillaume le encantó la idea y me dijo que la plasmaríamos en el guion. Tan pronto como eso ocurrió me di cuenta de que no hablaba ni una sola palabra de italiano", comentó Cotillard.

Recordando el momento en que se consagró internacionalmente gracias a su aclamada interpretación de la icónica Edith Piaf, a quien dio vida en la inolvidable 'La Vie En Rose', la estrella de cine confiesa que jamás ha tenido que afrontar un papel que no le hiciera enamorarse perdidamente de su álter ego en la pantalla, aunque admite que todos los personajes que ha encarnado están llenos de imperfecciones.

"He tenido la suerte de recibir papeles que de una forma u otra han logrado conmoverme, a pesar de que muchos de esos personajes podrían ser fácilmente odiados por los espectadores. Por ejemplo, reconozco que muchos aspectos de la personalidad de Edith Piaf no eran de mi agrado ni recibidos con entusiasmo por sus contemporáneos, pero en el momento en que medí la diferencia entre sus bondades y sus defectos, me quedé completamente prendada de su gran personalidad. Hay que comprender el contexto de su vida para poder entenderla a la perfección", reflexionó.