Matthew McConaughey revive el horror de su dieta extrema

El actor confiesa que pasó malos días preparando su papel en la película 'Dallas Buyers Club'.

El actor Matthew McConaughey.
El actor Matthew McConaughey.Bang Showbiz

Matthew McConaughey perdió la asombrosa cifra de 25 kilos (mide alrededor de 1.80m) para interpretar el rol de Ron Woodruff, un enfermo de SIDA al que da vida en su última película 'Dallas Buyers Club'. Durante el período en el que tuvo que perder peso, el intérprete estaba ansioso por llevarse algo a la boca.

"Fue algo muy difícil, para qué mentir. La dieta fue muy bestia; perdía tres kilos por semana. Solía tomar una Coca-Cola Light por la mañana, con dos claras de huevo, más tarde un pedacito de pollo y otra Coca-Cola Light. Fue bastante horrible. Bajé mucho de peso y siempre estaba hambriento e irritable. Mi cuerpo parecía el de un pequeño pajarito con la boca abierta y gritando 'dame de comer, dame de comer'. Y luego te das cuenta de que mamá pájaro no va a venir a alimentarte. Fue espantoso", explicó el actor.

Este papel ha supuesto algo distinto a lo que McConaughey estaba acostumbrado (quien tiene tres hijos, Levi (4), Vida (3) y Livingston (4 meses) con su mujer Camila Alves), comedias románticas o películas de acción en las que había conseguido hacerse un nombre, como en 'Los fantasmas de mis exnovias', 'Novia por contrato' o 'Sahara'.

El actor de 43 años explicó que ya no encontraba desafíos en la interpretación de sus anteriores papeles en cintas románticas así que decidió tomarse un respiro de todo eso, una decisión que finalmente le llevó a que le propusieran proyectos mucho más atractivos.

"No podría decir que no haré más [comedias románticas] pero, a veces, me sentí menos desafiado por los papeles de lo que tendría que estar y siempre he creído que necesitas una cantidad razonable de presión para hacer progresos. No creo que vuelva al género a no ser que encuentre algún proyecto que me emocione de verdad. Así que me relajé, pasé más tiempo con mi familia, me tomé un tiempo de descanso para conseguir aclarar mis ideas. No tenía problemas de dinero, ni me preocupaba no poder pagar el alquiler, o no poder traer pan a la mesa. Así que hice eso y poco a poco empecé a recibir llamadas para otros tipos de guion", reflexionó. 

Temas relacionados

 

últimas noticias