Michael Douglas: 'Todo el mundo te juzga por las escenas de cama'

El actor habla en Cannes sobre la película "Behind the Candelabra" y su interpretación del músico homosexual Walter Liberace.

El actor Michael Douglas.
El actor Michael Douglas.Afp.

Michael Douglas está convencido de que rodar secuencias sexuales para la gran pantalla es una tarea mucho más laboriosa que, por ejemplo, filmar escenas de acción, ya que -en su opinión- casi todos los espectadores tienen cierta experiencia en el amor y, por tanto, son mucho más críticos con este tipo de actuaciones. (Ver el tráiler de 'Behind the Candelabra').

"Lo peor de tener que grabar escenas de cama es que todo el mundo te juzga en base a sus propias experiencias. Obviamente, casi nadie que va al cine ha matado a alguien o ha tenido que sobrevivir a un intento de asesinato, pero casi todo el mundo ha practicado sexo en sus vidas, y este tipo de escenas retrotrae a los espectadores a aquellos momentos de intimidad que han vivido. Por ello, el público es mucho más exigente y crítico con los actores que tenemos que someternos a esta clase de pruebas", aseguró el actor al dominical británico The Sunday Times en el marco de su nuevo estreno cinematográfico, 'Behind the Candelabra', en el que precisamente comparte un tórrido idilio en la ficción con el personaje que interpreta Matt Damon.

Por otro lado, Douglas admite que en la actualidad afronta con mucha más ilusión sus proyectos profesionales que la forma en que lo hacía en el pasado, un cambio de actitud que atribuye a su "renacer" y al hecho de haber superado exitosamente un agresivo cáncer de garganta que a punto estuvo de terminar con su vida. El carismático ídolo de la industria del cine (que disfruta de un sólido matrimonio con Catherine Zeta-Jones y de la compañía de sus hijos Carys y Dylan) confiesa que el haber padecido la enfermedad le ha hecho ser más consciente de lo "frágil" que es, y le ha ayudado a valorar mejor lo afortunado que es por poder dedicarse a su vocación profesional.

"Hubo un tiempo en el que encadenaba una película detrás de otra y no tenía tiempo de reflexionar sobre los satisfactorio que era tener la energía suficiente para trabajar tanto. Ahora que he visto mi salud mermada y me he dado cuenta de lo frágil que soy, el hecho de poder dedicarme a lo que me gusta me parece toda una bendición. Este renacer ha hecho que me vuelva a enamorar de mi profesión, por lo que sí es cierto que he podido sacar conclusiones positivas de un cáncer tan doloroso", confesó.