Michael Moore emprende cruzada contra la codicia

El cineasta presentó su libro de memorias, "Here comes troubles", donde habla del pecado del EE.UU. actual.

El auditorio de la universidad de Georgetown, en Washington, está adornado con pinturas que simbolizan la moralidad, la fe y el patriotismo; el cineasta Michael Moore no podía soñar con un mejor entorno para denunciar el "pecado capital" que, a su juicio, corroe a Estados Unidos: la codicia.

El Gaston Hall es una obra maestra de la arquitectura neogótica, impregnada de una gran solemnidad, que el viernes contrastaba con la vestimenta que llevaba el realizador estadounidense: una gorra de béisbol, una camiseta y tenis blancos.

A su frente, estudiantes de la universidad católica jesuita de Georgetown, una institución de élite fundada en 1789. Moore presenta su última obra, un libro de memorias, "Here comes troubles" (que podría traducirse por 'Aquí empiezan los problemas').

"Nosotros los estadounidenses hemos permitido que un pequeño grupo de personas se convirtieran en expertos de uno de los siete pecados capitales", señala. "Y ese pecado, por supuesto, es la codicia".

En los años 1960-70, explicó Michael Moore, quien toma como ejemplo su propia infancia en Flint, una ciudad del estado de Michigan, dependiente del sector automovilístico, los ricos pagaban ciertamente muchos impuestos, pero vivían muy cómodamente, mientras que los menos ricos tenían una vivienda, educación gratuita y empleo seguro.

Pero hay que concluir que eso ya no ocurre hoy, afirmó el realizador de "Bowling for Columbine" y "Fahrenheit 9/11", por el que recibió la Palma de Oro en Cannes en 2004.

Temas relacionados