"Obediencia Perfecta", la película que aborda la violación de curas a niños

Inspirada en parte en el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, se estrenará en mayo en México.

Imagen del poster oficial de la película.

 Inspirada en parte en el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, la película "Obediencia Perfecta", que se estrenará en mayo en México, aborda los abusos sexuales de sacerdotes a niños y, según sus creadores, para los católicos verla debería ser "una obligación como ir a misa".

"Obediencia Perfecta" está basada en el libro homónimo que el escritor Ernesto Alcocer publicó recientemente, en el que mezcla artículos periodísticos con novela para contar la historia de un obispo rector de un seminario acusado de pederastia.

No cuenta directamente la historia del fundador de los Legionarios de Cristo Marcial Maciel (1920-2008), quien estuvo involucrado en casos de pederastia, pero sí se basa en su figura para muchas de las características de los personajes, precisó a Efe el director de la película, Luis Urquiza.

"El problema de circunscribirnos a la historia de Maciel sería 'bueno, ya, Maciel murió y ya, esto no existe', pero no es cierto, esto sigue existiendo. Lo que hace esta película es meterse en el personaje, en la persona del pederasta, que tiene muchos rasgos de Maciel", precisó, por su parte, a Efe Alcocer, también guionista de la cinta.

En febrero pasado, los Legionarios de Cristo reprobaron desde Roma los comportamientos "gravísimos y objetivamente inmorales" de Maciel y pidieron perdón a sus víctimas, aunque son más los casos de presunta pederastia en los que la Iglesia guarda silencio.

La intención original de la película y del libro no es la búsqueda de la polémica, pero tanto Urquiza como Alcocer, sus creadores, son conscientes de que va a causarla, entre otras cosas porque México es el segundo país con más católicos.

"No es intencional la búsqueda de la polémica. El origen tanto de la película como del libro" es abordar "un tema que nos interesa, explorando el interior de un personaje", señaló Alcocer.

Urquiza precisó, por su parte, que analizó el guion con los curas con los que estudió e invitó a algunas de las principales autoridades eclesiásticas a ver la cinta.

"Hay curas que la han visto, ayer la vio un legionario de Cristo y está de acuerdo en que ese tema tiene que salir (...) a la luz". Hay gente dentro de la congregación que "quiere que este tema se limpie", comentó.

Aseguró, además, que la cinta no es morbosa y que los asuntos sexuales han sido tratados con sutileza, por lo que para los católicos, subrayó, verla debería ser "una obligación como ir a misa".

Le duela a quien le duela, aseguró, se debe abrir un debate sobre la pederastia, y esta película es "una plataforma perfecta para dialogar, para poner el tema en la mesa".

Así, el filme, que se estrena el próximo 1 de mayo, plantea temas como la necesidad de que uno como padre sepa con quién deja a sus hijos o qué ven en Internet, cuestiones que quizás los padres "tienen miedo" de tocar.

"Tú tienes el hoyo del pozo abierto y la película es una tapita porque te va a decir 'tapemos este hoyo porque el niño se puede caer', antes de que sea demasiado tarde", dijo el cineasta, partidario de llegar al fondo de la cuestión.
El trabajo con los niños actores, explicó, se hizo con la ayuda de sicólogos y especialistas "con mucho cuidado" y en todo momento estuvo bajo la supervisión de los padres, dijo el director, cuyos hijos también participan en la cinta.

Después de todo, añadió, el filme no se mete a juzgar a Dios ni a la religión, sino que habla de "cómo usan la religión estos personajes para abusar".

Un "doble abuso", ya que también se aprovechan "del bien, de la confianza" de esos padres que entregan a sus hijos con una confianza ciega, afirmó.

últimas noticias