"Porfirio" y "Todos tus muertos": Colombia en San Sebastián

Los directores Alejandro Landes y Carlos Moreno muestran dos atípicos modos de contar la violencia.

Los directores colombianos Alejandro Landes, con "Porfirio", y Carlos Moreno, con "Todos tus muertos", llevan a San Sebastián dos peculiares modos de contar la violencia que siempre se asocia a su país, dicen ambos, el primero, atacando por sorpresa al espectador, el otro, con humor e ironía.

Landes, que ya llevó a San Sebastián su filme de presentación "Cocalero" (2007), premiado en el festival de Sundance, presenta ahora un durísimo trabajo sobre una historia real, la de Porfirio Ramírez, más conocido como "el aeropirata", en la que, por momentos, el espectador duda si es o no documental.

La historia de Porfirio comienza dieciocho años atrás cuando una bala de la Policía le traspasó la médula y le dejó postrado, inmóvil de cintura para abajo, aunque nunca le indemnizaron. Pero lo diferente de Porfirio es que decidió, y lo hizo, secuestrar un avión en su silla de ruedas.

Y termina el caso con ocho años de cárcel, que el propio protagonista resume cantando, con los mismos versos rimados con los que le declara su amor a Jasbleidy Santos.

El tercer personaje es el hijo de Porfirio, Lissi, que lo cuida, lo adora y lo soporta, y que, como los anteriores, se interpreta a sí mismo.

El director explica que ha elegido una estructura circular para la película porque le parece "más afín a cómo vivimos nuestras vidas". De hecho, agrega, "la violencia también es cíclica" y se retroalimenta, pero no todo es violencia en Colombia.

Difiere el filme de "Cocalero" que en este, apunta Landes, "se da la apariencia de que esto está pasando y yo tomo un trozo", que era el esquema de su primer largo, pero "aquí todo es milimetrado", aunque hubo sorpresas, como la relación sentimental y sexual entre Porfirio y su vecina y ángel de la guarda, Jasbleidy, que surgió en el rodaje y está filmada.

Porfiro, explica Landes "es amante de la vida, pero también suicida, un hombre mayor con mucho de niño, es víctima y victimario: esas contradicciones son las que me llamaron la atención. Es cierto -reconoce Landes- que hay cosas muy duras, pero también momentos en los que te tienes que reír".

La película, galardonada en festivales de Amsterdam y Bruselas, aspira en San Sebastián al premio "Horizontes Latinos".

Y la segunda opción colombiana al premio, "Todos tus muertos", también segundo largometraje de Moreno, sitúa la acción en Andalucía, Valle del Cauca, donde un día se descubren enterrados un montón de cadáveres.

Sería una historia terrible si no fuera porque el director prefirió la comedia negra como arma para denunciar las muertes masivas y desapariciones que, un día sí, y otro también, se producen en su país.

Hasta el centro Kursaal, centro neurálgico del Festival de Cine de San Sebastián, se acercó para presentar la película uno de los protagonistas, el actor Jorge Herrera, que interpreta al alcalde de la localidad, el primero en ser informado de que hay cincuenta cadáveres en un maizal y en hacer caso al campesino dueño del terreno.

Es día de elecciones, y nadie está por la labor de arruinar la fiesta con un puñado de cadáveres, que -por cierto- al final, en un giro teatral y divertido, se levantan para saludar.

Según explica Herrera, no se trata de una película para "mover la conciencia de nadie", sino para hacer reflexionar al espectador de una manera crítica, a la vez que se divierte con un tema "tan denso y grave como son las masacres".

Con sentido del humor macabro, los protagonistas de la película intentan deshacerse del problema, acusándose mutuamente de haber "tirado" allí los cuerpos.

El director de "Perro come perro", que también presentó en San Sebastián, vuelve a buscar el Premio Horizontes, que se conocerá el próximo sábado.

Sin olvidar que en la Sección Oficial hay otro colombiano: Rodrigo García, hijo de Gabriel García Márquez, que compite con "Albert Nobbs", la última película de Glenn Close, premio Donostia de este año.