Revelaciones acerca de la Fuerza

Filtran en la red la posible trama de la siguiente entrega en la saga de Star Wars.

Después de años de especulación, críticas adelantadas, expectativa y pesimismo, todo al mismo tiempo, ya se sabe, más o menos, por dónde irá la siguiente entrega de Star Wars, titulada Star Wars: The Force Awakens. O al menos eso es lo que afirma un usuario de un foro en línea, discusión que fue retomada por Reddit, quien dice ser un empleado de Lucasfilm que tendría acceso al guión de la producción del director J.J. Abrams.

El usuario, quien se identifica en línea como Spoiler Man, filtró la fecha de salida del único tráiler conocido de la película y la línea argumentativa que expone parece coincidir con reportes anteriores acerca del rumbo de la popular historia creada por George Lucas, quien vendió Lucasfilm a Disney, estudio que decidió continuar con la saga en medio de duras críticas acerca del futuro de la narración.

Tomando como cierto lo que dice Spoiler Man, la batalla en Star Wars no sólo sucede entre las órdenes de Sith y Jedi, sino también entre el estudio y Abrams, quien supuestamente había recibido total control sobre el desarrollo argumental de la cinta, que cuenta con guión de Lawrence Kasdan. Al respecto, la fuente de la filtración asegura que el director está bajo una cantidad enorme de presiones que hacen que "se vea 10 años más viejo cada vez que llega a una reunión".

La historia de lo que será Episodio VII en el orden de la saga sucede 30 años después de la destrucción de la Estrella de la Muerte por parte de los rebeldes. Aunque la República ha sido instaurada de nuevo, las fuerzas del Imperio aún perduran y llevan enfrascadas en una suerte de guerra de guerrillas galáctica con los soldados de la República durante más de tres décadas. En ese escenario, la Princesa Leia ha asumido el liderazgo de la República y junto con Han Solo tienen una hija, quien no utiliza su nombre real para evadir ser asesinada por soldados del Imperio. Sí, tanto Leia como Han serán interpretados por sus actores originales, Carrie Fisher y Harrison Ford (quien, según la fuente, no muere en esta película, como se ha especulado, aunque de pronto sí es eliminado en la siguiente).

Luke Skywalker también sigue activo en esta cinta, aunque ha tomado una posición secundaria y se encuentra en una especie de aislamiento durante el cual ha entrenado a por lo menos siete aprendices (el personaje es interpretado por el actor original, Mark Hamill). Durante su retiro voluntario, Luke ha comenzado a evolucionar en su visión de la Fuerza y, al parecer, llega a pensar que la orden Jedi no debe convertirse en una especie de policía galáctica, sino que debe enfocarse en mantener el balance de la Fuerza sin necesidad de intervenir en “los conflictos mundanos de la galaxia”: la orden no puede tornarse en un instrumento de un gobierno, como la República, pues esto la vuelve una herramienta de la política, algo que ya se sabe no resultó muy bien para los Jedi. La fuente de la filtración asegura con cierta vehemencia que Luke ni muere, ni se enloquece en la cinta.

La premisa de la película gira alrededor del incremento de poder de la Fuerza, una especie de entidad omnipresente, si se quiere, que ha comenzado a manifestarse en una cantidad mayor de individuos, una encrucijada para la que no están preparados ni Luke ni sus antagonistas. En la cinta al menos tres personajes tendrán algún vínculo con el lado oscuro y con la orden de los Sith, opositores eternos de los Jedi.

Visualmente, la nueva entrega de Star Wars, al parecer, está más cercana a las películas originales, que a los episodios I, II y III, que contaron con una narración plagada de efectos digitales. Episodio VII será, en este sentido, una película más convencional, por decirlo de alguna forma. Al parecer Abrams cuenta con el apoyo de Lucas para realizar esta nueva adaptación de la historia; el mismo Abrams ha dicho (según algunos reportes) que Lucas cometió un gran error a la hora de ejecutar las cintas anteriores a las tres películas iniciales.

Spoiler Man asegura que el final de la película, conocido como el tercer acto, no puede ser divulgado porque es demasiado peligroso hacerlo en términos de represalias legales por parte de Disney, por lo que se reserva los detalles sobre una batalla al final de este episodio, al tiempo que asegura que el mismo estudio ha pagado por la diseminación de información falsa para proteger la trama de lo que, espera, sea un éxito de taquilla, así como un producto bien aceptado por los seguidores de la saga, quienes ven con cierta desconfianza una entrega de Star Wars que no está en manos del legendario George Lucas.
 

Temas relacionados