Scarlett Johansson, la nueva heroína de Luc Besson

La artista protagoniza "Lucy", un thriller que examina qué ocurriría si una persona pudiera usar toda su capacidad cerebral.

Scarlett Johansson sigue los pasos de Natalie Portman o Milla Jovovich y se convierte en la nueva heroína del realizador Luc Besson al protagonizar "Lucy", película que explora qué ocurriría si los humanos usaran toda su supuesta capacidad cerebral a través de Lucy, una joven capaz de controlar su entorno, parar el tiempo y pensar a una velocidad increíble.

Lucy, encarnada por Johansson, es una joven estudiante en Taiwán que se ve forzada a trabajar como mula para una banda criminal que la secuestra y le introduce un paquete de droga en el abdomen para que lo lleve a Europa. (Ver el tráiler de "Lucy").

Pero en una golpiza que le dan sus captores, la sustancia acaba esparciéndose por todo el cuerpo de la protagonista, lo que provoca una reacción química que aumentará su capacidad cerebral. 

En entonces cuando Lucy busca la ayuda del profesor Norman, interpretado por Morgan Freeman.

El artista, ganador en 2005 de un Óscar a Mejor actor por "Million Dollar Baby", de Clint Eastwood, dijo que la idea de la película "Lucy" le pareció fascinante.

"Hemos logrado muchas cosas (a lo largo de la historia) utilizando sólo el 10%" del cerebro, apuntó el intérprete de 77 años.

"Pero si usáramos un 10% más de nuestra inteligencia, tal vez podríamos curar el cáncer o resolver los problemas del espacio", afirmó el actor. "Yo trabajaría muy duro para salvar el planeta si tuviera esos poderes".

Sin embargo, "no parece que estemos usando mucho la cabeza teniendo en cuenta todo lo que está pasando en el mundo", señaló en referencia a los conflictos armados y a las desigualdades sociales. Freeman es conocido también por su faceta de activista.

"El único límite es la imaginación"

La idea de hacer esta película nació hace unos diez años, cuando el director francés, de 55 años, quedó fascinado por el trabajo de una científica especializada en células.

Desde entonces, Besson ("Azul profundo", 1988; "Nikita", 1990; "El quinto elemento", 1997) dedicó mucho tiempo a leer estudios, se reunió con expertos y hasta visitó un centro dedicado a investigaciones cerebrales. En una reciente charla en Los Ángeles por la presentación de su filme, que contó con un presupuesto de 40 millones de dólares, Besson reconoció que una vez más quiso manifestar su interés "por mostrar la debilidad de los hombres y la fortaleza de las mujeres", un concepto en el que se inspira para crear a sus personajes femeninos.

Scarlett Johansson, comprometida con un periodista francés y a punto de ser madre por primera vez a los 29 años, encarna a la perfecta heroína que el director buscaba.

"Estábamos en un restaurante como dos perros que se olfatean. Hay que tener buen instinto para poder pasar ocho meses juntos en un rodaje", contó.

"Scarlett llevaba una camiseta simple y no llevaba maquillaje, y me hizo mil preguntas mirándome fijamente. Se comprometió con el filme desde el principio", según Besson.

La actriz, musa de Woody Allen y protagonista de "Lost in Translation" (2003) de Sofia Coppola, ha afinado en los últimos años sus habilidades como heroína en cintas de acción como "Iron Man 2" (2010), "Los Vengadores" (2012) o "Capitán América" (2014).