La capacidad para desestabilizar China, en Argentina

<p>Esta semana, Luis Ospina presentó su película ‘Tigre de Papel' en la X versión del Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires. Allí, donde también es jurado del festival, habló con Elespectador.com.</p>

Luis Ospina toma su desayuno bien temprano en el hotel. Además de que le gusta madrugar, a las 10 de la mañana empieza su labor de visionar películas, ahora como jurado del Festival de cine independiente de Buenos Aires. Tenemos el tiempo justo para hablar sobre Tigre de papel y la retrospectiva colombiana.

La premier de su película causó muy buena sensación entre el público de la ciudad de Buenos Aires, que se conectó muy bien con el humor de esta producción estrenada en Colombia en 2007 y que hoy sólo se puede ver en las salas alternativas.

En una conferencia que dio en 2002, en San Sebastián, sobre el fracaso del cine colombiano dio la impresión que renunciaba a hacer de nuevo un argumental, amargado por el fracaso de Soplo de vida ¿Con Tigre de Papel volvió a caer en la tentación de contar una historia?

Creo que queda abierta esa posibilidad. Igual Tigre de papel se aproxima a la ficción más que al documental, se aproxima sobre todo a la comedia.

¿Cómo dirigió a estos actores improvisados?

Bueno, todos eran mis amigos, yo los conocía muy bien, tenía que conocerlos muy bien para hacer que las situaciones giraran en torno a sus vidas. Todos ellos vivieron la época que trata la película, vivieron esos sueños y conocieron a gente muy parecida a la que aparece allí. Por ejemplo Vicky Hernández que en esa época trabajaba en el teatro de La Candelaria conoció a un salvadoreño que se sabía las obras de teatro de memoria y las decía a voz en grito. Jaime Osorio tenía muchas cosas de Pedro Manrique Figueroa, de él fue la idea de llevarlo a estudiar a Alemania.

En fin, yo llegaba sin guión a entrevistarlos a ellos. Dejaba que improvisaran lo más que pudieran. Me reunía primero sin cámara y ensayábamos unos quince puntos que siempre llevaba escritos. Ellos ponían el resto.

Entonces, es una película sin guión...

En realidad no es una película de guión, es una película de montaje. Traté de hacer un libro de arte en el sentido de que tiene dos cronologías, la del autor y la del contexto histórico en que el autor vive. El guión a veces ata y la verdad esta vez me acompañó la suerte. Lo de Choachí por ejemplo, ese juego de palabras que sucede en la película no es una cosa que yo me haya inventado sino que en realidad Choachí significa "La capacidad que tiene el tigre para desestabilizar China".

¿Cómo fue el trabajo de investigación?

Fue básicamente una investigación audiovisual, abarcando los años que me interesaban. Inventé una historia con las imágenes que más me resultaban interesantes.

Me llama poderosamente la atención que en este falso documental haya renunciado a su cinefilia...

Ni crea, allí en ese collage aparecen varias películas, entre ellas Camilo de Diego León Giraldo y Chile no se rinde, carajo, un experimento que hizo Jaime Osorio en la universidad.

¿Cómo le fue con la distribución de esta película?

En Bogotá se pasó por muy corto tiempo en dos salas comerciales. De allí para acá sólo se ha podido ver en salas alternativas.

¿Qué opinión le merece la gran cantidad de películas colombianas que se están produciendo?

En el cine cantidad es calidad. Siempre es saludable que se hagan tantas películas, ya es hora de que se renueve el talento.

Además parece ser que mejora el reconocimiento internacional, prueba de ello es la retrospectiva de cine colombiano que están mostrando acá en el Bafici.

Sergio Wolf, director del festival, fue invitado al festival de Santafé de Antioquia de 2007. En ese momento aún no era director del Bafici y tuvo oportunidad de ver la obra mía, la de Mayolo y la de Víctor Gaviria. Quedó profundamente impactado con la de José María Arzuaga. Este año Sergio fue nombrado director y de paso me dijo que trajera Agarrando Pueblo, La desazón suprema y Tigre de papel. Augusto Bernal le recomendó Pepos de Jorge Aldana.

¿Tiene algún proyecto en mente?

Ninguno. De pronto hacer una comedia.

Temas relacionados