Libro de artista, espejo de su creador

En el pabellón doce de Corferias, en el marco de la Feria del Libro, se encuentran los más laboriosos libros de artistas, creación de nacionales y extranjeros. Gabriel García Márquez es padre de uno de los libros.

Una modista, graduada ya de artes visuales de la Universidad Tecnológica de Pereira, encuentra en los ‘Libros de Artista’ su forma de expresar sus pasiones y dolores. Uno de sus libros contiene diminutos diseños de exóticas vestimentas, todas ellas a base de hojas de eucalipto, pedazos de papel, fragmentos de tela. El otro, más conmovedor, le ayudó a vivir el duelo por la pérdida de su madre: Ángela Ramón recopiló los tesoros de su madre, fotografías de la juventud, poemas, canciones, notas apuradas… ambos textos son única edición y tienen un costo superior al medio millón de pesos.

Y es que los libros de artista son una mirada introspectiva a los entusiasmos ocultos del artista. Nace una idea, el mundo, la ciudad, la maternidad, el amor, y ya luego es sólo cuestión de convertirla en soporte físico: sólo hay dos reglas; la primera, utilizar papel y la segunda, recordar que la vida y el arte van de la mano.

Arte dos gráfico es una empresa editorial privada que lleva a los artistas de toda América Latina de la mano para que realicen sus libros de artista. Luis Ángel Parra, director de la editorial, aclara que “en el taller el artista encuentra los lenguajes adecuados para el libro” porque cada uno tiene su propia forma de nacer, de lo que depende mucho el ‘padre’. Cada libro dura en proceso de incubación aproximadamente un año y en lugar de hacer un ejemplar completo y continuar con las réplicas, los autores deciden en un principio cuántas copias quieren de cada uno y realizan, página a página, las reproducciones necesarias de forma simultánea.

“Tu eres Gabito ¿verdad? Le contesté con el alma: Ya casi”, reza un fragmento del libro de artista más costoso que la Arte dos gráfico ha vendido, natural de Gabriel García Márquez y que tiene un costo en el 2008 de 30 millones de pesos; los principales compradores de libros de artista son coleccionistas privados y bibliotecas, con la venta a las segundas se garantiza cierto grado de masificación del texto, revela con entusiasmo Parra. En Bogotá pueden encontrarse ejemplares en la biblioteca Luis Ángel Arango.

Temas relacionados