Una novela colombiana por 50 escritores y un pintor

En la 21ª Feria Internacional del Libro de Bogotá se llevó a cabo el lanzamiento de ´50 novelas colombianas y una pintada´. Pijao editores y Caza de Libros son las promotoras de esta nueva recopilación de la literatura en la que se plasma, además de obras, una novela pintada. El artista tolimense, Darío Ortiz, se dedicó a pintar un cuadro para cada cuento.

Más de 20 toneladas de papel, cinco mil páginas impresas, dos editoriales, 50 escritores y un pintor, hacen  parte de la nueva novela colombiana que reúne a periodistas, literatos, sociólogos, docentes, narradores, políticos y columnistas que durante años plasmaron en el papel la palabra convertida en ficción y la imagen como forma de representación.

Esta novela rescata obras, temas y tendencias que definen y caracterizan la ocupación de la gente del pueblo colombiano en una historia literaria nacional. Escritores como Carlos Pardo, Eduardo Santa, Manuel Zapata Olivella, Fernando Soto Aparicio, Rocío Vélez Piedrahita, Umberto Valverde, Flor Romero, son algunos de los 50 autores que conformaron lo que es hoy ´50 novelas colombianas y una pintada´.

El 78 por ciento de los novelistas se han hecho acreedores de varios permios literarios a nivel nacional e internacional. Carlos Pardo, escritor y periodista, asegura que este proyecto ha tenido una gran difusión “se trata de obras que desde el punto de vista del lenguaje, la estructura y la temática tienen un más que decoroso tratamiento”.

“Muchas veces lo banal se ha hecho pasar por literatura cuando en realidad no lo es, este tipo de textos se asoman mejor al nivel de la crónica y lo light. Al seleccionar 50 novelas de nuestro país, pensamos en la generación que siguió a García Márquez para difundirlas entre la juventud de América Latina que no sabe de ellos salvo por lejanas referencias”, agregó.

´El giro del zodiaco´ por Jaime Mejía, ´El último diario de Tony Flowers´ por Octavio Escobar y ´Toque de queda´ por Adalberto Agudelo; son algunas de las obras representativas de la recopilación de 50 novelas, pues según Pardo, estos autores son significativos en la literatura nacional por su gran trayectoria durante varias décadas.

El pintor tolimense, Darío Ortiz, se puso en la tarea de leer todas las novelas y así crear e ilustrar la caratula correspondiente para cada obra. El artista refleja en sus pinturas palabra por palabra.  Así mismo, hace que el lector se sumerja en la literatura no sólo con texto, sino también con imágenes.