P!nk confiesa por qué le cuesta mantener su figura

Tras perder algunos de los 22 kilos que ganó durante su embarazo, la artista presenta "The Truth About Love Tour".

Pink y su hija Willow.Bang Showbiz

Quedar embarazada supuso una doble alegría para la cantante P!nk, ya que además de la emoción que sintió ante la noticia de tener un bebé -Willow, que ahora tiene dos años-, aprovechó su periodo de gestación para comer sus platos favoritos: tarta de queso y alitas de pollo.

"Engordé alrededor de 22 kilos, y me sentía genial. Sabía que en el momento en que me quedara embarazada iba a empezar a comer tarta de queso y alitas de pollo, y eso fue lo que hice. Gané todos y cada uno de esos kilos, pero pensé que iba a ser mucho más fácil perderlos después de tener el bebé", comentó la cantante a la revista Closer.

El desorbitado aumento de peso de la intérprete le impidió retomar rápidamente su carrera en los escenarios, por lo que decidió contratar a las reputadas entrenadoras personales Jeanette Jenkins y Jillian Michaels, así como darse de alta en el servicio de reparto de comida Freshology, que limitó su dieta a 1 300 calorías diarias; una decisión que le ayudó a recuperar su atlética figura y que mantiene parcialmente hoy en día. (Ver algunas fotos de P!nk durante su última gira).

"Ahora entreno cinco días a la semana, una hora y media diaria, a lo que se suma el desgaste que conlleva estar constantemente de gira. Aunque también como mucho. Me encanta comer y beber una copa de vino de vez en cuando, y no dejo que nada me impida disfrutar de mis pequeños placeres", declaró P!nk

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Quién lo viste? Manuel Teodoro responde

La gracia del Cuarteto Latinoamericano