En concierto de U2 fueron desalojados activistas de Amnistía Internacional y Greenpeace

La policía rusa no permitió que estas organizaciones adelantaran campañas contra el VIH y la pobreza.

El primer concierto de la banda de rock U2 en Moscú causó anoche furor entre el público ruso, pero se vio empañado por la actuación de la policía, que desalojó a activistas de varias ONG y detuvo a cinco voluntarios de Amnistía Internacional (AI).

Bono (Paul Hewson), The Edge (David Evans), Adam Clayton y Larry Mullen abrieron con su éxito ‘Beautiful Day' su primera actuación en este país, que pese a una intensa lluvia reunió a 75.000 seguidores del grupo en el estadio olímpico Luzhnikí.

El líder del legendario grupo irlandés, Bono, aprovechó la ocasión para expresar su admiración a su "héroe", el primer y último presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, y dar las gracias al actual líder ruso, Dmitri Medvédev, por haberlo recibido en su residencia en el mar Negro para conversar sobre programas humanitarios.

Mientras, las organizaciones Greenpeace, AI y el fondo de U2 para luchar contra el sida denunciaron que la policía antidisturbios desalojó a sus activistas que, de acuerdo con la banda irlandesa, recogían junto al estadio firmas para diversos programas benéficos.

Al igual que durante sus frecuentes cargas contra las protestas opositoras, la policía acusó a los activistas de organizar piquetes no autorizados, a pesar de que la actividad de estas ONGs forma parte de la actual gira mundial del grupo.

"Fueron detenidos y llevados a una comisaría cinco de los veintiún activistas de nuestra organización, cuya presencia en Luzhnikí estaba acordada con U2 y formaba parte de su visita", denunció el director de AI en Rusia, Serguéi Nikitin.

Según Nikitin, la policía desalojó las tiendas de campaña donde los voluntarios recogían firmas para la lucha contra la pobreza y en defensa de los derechos humanos e incluso obligó a los activistas a quitarse las camisetas con el emblema de AI.

"No sé si Bono está al tanto de lo ocurrido. Mis colegas de AI que acompañan a U2 en esta gira han prometido informarle de este escandaloso caso, que ensombreció el concierto moscovita", dijo Nikitin a la agencia Interfax.

Iván Blókov, director de programas de Greenpeace en Rusia, denunció a su vez que sus activistas fueron desalojados mientras recogían firmas en defensa de los bosques, con el mismo pretexto de que participaban en un acto no autorizado.

"La recolecta de firmas y, en general, las actividades humanitarias que forman parte del concierto de U2 no pueden considerarse un piquete. Hemos informado a la dirección de nuestra organización de este incidente", manifestó el ecologista ruso.

El pasado martes, rockeros y ecologistas rusos pidieron en una carta a Bono que intercediera por ellos en su reunión con el presidente ruso y denunciara la represión de la que se sienten víctimas en la Rusia actual.

El encuentro de Bono con el jefe del Kremlin en la ciudad de Sochi se produjo después de que, el pasado domingo, las autoridades rusas prohibieran la actuación de conocidos músicos en Moscú en protesta por la construcción de una autopista entre esta ciudad y San Petersburgo a través del bosque de Jimki.

Consciente o no de estos incidentes, Bono asombró al público ruso cuando en la clausura del concierto invitó a escenario al líder del grupo de rock ruso DDT, Yuri Shevchuk, defensor del bosque de Jimki, para expresarle su respeto e interpretar juntos, en ruso y en inglés, la famosa canción de Bob Dylan ‘Knocking on Heaven's Door'.

 

últimas noticias

Ópera al Parque 2018 para niños

Coldplay anuncia nuevo álbum y DVD en directo

Sebastián Yepes estrena "Yo no soy"