Ya no soy el líder de Bacilos

En medio de las montañas que bordean uno de los ríos que recorren Utah, Jorge Villamizar le contó a <strong><em>Elespectador.com</em></strong> cómo fue el proceso de producción del disco que lleva su mismo nombre.

Un par de años se ha tomado Jorge Villamizar para terminar su rol en Bacilos y comenzar un nuevo reto como solista. Actualmente está lanzando el disco que lleva su mismo nombre, porque como él mismo dice "se trata de Jorge Villamizar". Por ese motivo las canciones son "autobiográficas, muy reales y personales".

Doce años de carrera con Bacilos marcó el comienzo profesional de este músico que hoy por hoy se considera "un colombiano errante, un treintón divorciado con rollos en la cabeza y con la oportunidad de expresarlos a través de la música".

¿Cómo define esta nueva etapa en su vida?

Esta es la etapa de aceptar que soy un adulto y de disfrutar de lo que me tocó vivir.

¿Cómo ha evolucionado su carrera musical, su vida?

He madurado. La vida le enseña a uno muchas cosas. Hoy en día vivo solo, un poco solitario pero muy libre para decir lo que pienso o siento. Eso tiene un efecto tremendo en mis letras.
 
Y precisamente esta evolución se nota en 'Ninguna', la única canción que hasta ahora se conoce. "La letra habla de una coqueta peligrosa de la que es mejor no enamorarse, por más linda que sea. La música es una mezcla de Juan Gabriel con The Cars. Creo que tiene un corte clásico de canción pop rock", dice el cantante. "El video lo hicimos en México bajo la dirección de Pablo Dávila, un experto en animación".

El proceso de producción comenzó en el 2005 con la escritura de las letras. "Dos de ellas fueron coescritas, una con Julieta Venegas y otra con Juan Carlos Pérez Soto". La mezcla se realizó en Audivisión Bogotá por Alvaro Alencar, de Brasil, y por el propio Blair.

Villamizar tenía claro que no quería cantantes invitados y así fue, a pesar que la moda marca una tendencia diferente. Sin embargo, se ha nutrido de la experiencia de artistas que bajo la producción de Richard Blair le aportaron diferentes ritmos al disco. "Los músicos fueron un lujo. En Colombia contamos con Chucho Merchán, Teto Ocampo, Roberto Cuao, los cantantes de Sidestepper y con Rafa Cuesta del Chocó.

En cuanto a Blair, el mismo que lidera el proyecto Sidestepper, el músico comenta que "fue una pieza clave para lograr este disco. Yo quería trabajar con un gringo y que mejor que un gringo que conociera la música de Colombia. Rich además, es un tipo muy honesto y dedicado. Él no hace las cosas por plata y ya.  Él sabe, le gusta lo que hace y no iba a contentarse el primer intento".

¿Qué sigue ahora para Jorge Villamizar?

Espero que sea el comienzo de una buena etapa. Ahora sigue terminar de promocionar y luego montar la nueva banda y salir de gira.

Mientras esto ocurre, el colombiano errante disfruta de unas pequeñas vacaciones en Utah, junto a un rio que baja directo de la nieve de las montanas que lo rodean. Su blackberry es el polo a tierra que le permite seguir promocionando este disco.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La maratón y media de Stefan Temmingh

Chayanne está listo para su nueva gira

Alejandro Niño y su "Historia de sonidos"