Continúa polémica por concierto de Juanes en La Habana

Los anticastristas insisten que el evento es "ridículo", mientras que el cantante afirma que es "tiempo de cambiar las mentes".

El anunciado concierto de Juanes en La Habana se ha convertido en un enrevesado caso con connotaciones políticas por la fuerte oposición de los grupos del exilio cubano y de reconocidos artistas contrarios al régimen castrista.

El colombiano se encuentra ante una delicada posición, ya que hasta ahora no está claro qué artistas le acompañarán en el estrado de la Plaza de la Revolución de La Habana el 20 de septiembre.

La puertorriqueña Olga Tañón, que se mostró inicialmente dispuesta a actuar en el concierto, reconoció que no sabe todavía si actuará, aunque reiteró su apoyo a la iniciativa de Juanes.

"Olga no tiene todavía una posición fijada en torno a si participa o no en el concierto", declaró Annietere Bonnet, encargada de las relaciones públicas de la cantante puertorriqueña.

Tañón difundió este jueves un comunicado de respaldo a Juanes, pero sin confirmar ni desmentir su participación en el concierto. La artista aseguró que el compromiso de ella y Juanes en todos los lugares donde los han invitado es con los pueblos, no con las ideologías, ni con los sistemas que los dirigen.

Reconoció que el tema político de Cuba es sumamente delicado, complejo, lleno de sentimientos y visiones diferentes, por lo que siempre lo ha respetado y ha evitado involucrarse en el mismo.

"Por ese mismo respeto fue que apoyé a mi amigo Juanes en esta valiente propuesta. Mi propósito nunca ha sido, ni será intervenir en este asunto, sino entrar en comunión con el pueblo cubano a través de la música", subrayó la ganadora de cinco premios Grammy Latino.

Juanes, Tañón, el cantante español Miguel Bosé y otros artistas invitados a participar en el concierto han sido criticados por varias organizaciones del exilio cubano que consideran que en Cuba se debe exigir la libertad de los presos políticos, la convocatoria de elecciones y el respeto a los derechos humanos.

En ese sentido, el saxofonista cubano Paquito D'Rivera calificó de "absurdo y risible" el concierto en La Habana al considerar "ridículo" que el cantante colombiano quiera cantar en Cuba, después de haber cancelado un concierto en Honduras, país que está sumido en una crisis política y con manifestaciones violentas tras el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en junio pasado.

"Me parece bien ridículo que Juanes cancele un concierto en Honduras porque no quería que lo mezclaran con el señor ese que libró a Honduras de Zelaya y entonces haga ahora un concierto en Cuba, es absurdo", declaró el músico cubano.

Juanes suspendió la segunda edición del concierto Paz sin Fronteras que tenía previsto ofrecer el pasado 26 de julio en Honduras por la "incertidumbre política" del país centroamericano.

Otro de los aspectos contradictorios, según D'Rivera, es que Juanes defienda que el concierto no es de índole político, "y lo primero que hace es invitar al artista más representativo del régimen castrista que es Silvio Rodríguez".

Agregó que ni ese concierto, ni "absolutamente nada", se hace en la Plaza de la Revolución sin el "beneplácito del régimen" y se preguntó por qué no invitaron a artistas de la isla como la banda cubana de punk-rock Porno para Ricardo o Pedro Luis Ferrer.

En términos semejantes se pronunció el cantante cubano Willy Chirino al aplaudir, por un lado, la iniciativa de Juanes, pero subrayar por otro que el artista colombiano debe entender que siendo Cuba un país que ha sobrevivido a la "peor y más larga dictadura en la historia de este hemisferio", es imposible obviar la política.

"Es aún menos posible pretender que este concierto no tenga ninguna connotación política cuando el autodenominado organizador del evento es Amaury Pérez, uno de los artistas más emblemáticos de la dictadura de los Castro", precisó en un comunicado.

A favor de Juanes se pronunció el músico panameño Rubén Blades, ex ministro de Turismo de su país, al destacar la "buena fe" del cantante colombiano.

"Cualquier gesto que tenga que ver con tratar de normalizar una situación que es anormal es positivo, y creo que ese muchacho está tratando de hacerlo de corazón", dijo Blades en una rueda de prensa que sirvió para presentar sus próximos conciertos en México.

Juanes, por su parte, ha reiterado que con el concierto en La Habana pretende transmitir el mensaje de que "es tiempo de cambiar las mentes".

"Ir a Cuba es un símbolo de que es tiempo de cambiar las mentes", una oportunidad de decirle al mundo que las "personas tienen que cambiar", dijo el colombiano esta semana en el programa de televisión Aquí y Ahora, de la cadena estadounidense Univisión.

 

últimas noticias

Coldplay ya tiene documental autobiográfico

Mario Lavista, el maestro epigramático

Rodolfo Aicardi: Un Elvis magangueleño

"Volver a verte", la nueva canción de Fonseca