Beatles y Stones, revolucionarios por estadística

Un estudio en la revista Royal Society Open Science usa tendencias cuantitativas para definir cuáles fueron las reales revoluciones musicales. El punk no fue una de ellas.

 Como si de fósiles se tratara, dos investigadores de la Universidad Queen Mary y el Imperial College de Londres, tomaron una muestra de más de 17.000 canciones enlistadas entre 1960 y 2010 en las 100 de Billboard, la lista estándar de la industria musical en Estados Unidos, y en una labor casi paleontológica les hicieron preguntas como: ¿la variedad de la música popular ha aumentado o disminuido con el paso del tiempo? ¿Su evolución es continua o discontinua? Y si discontinua, ¿cuándo se dieron las rupturas?

En pocas palabras, demostraron cuantitativamente si los Beatles o los Rolling Stones marcaron realmente el inicio de la música popular moderna, usando la estadística y echando mano de lo que llaman “tópicos”, una especie de lugares comunes de la música. Se trata de analizar la presencia o ausencia de armonías, por ejemplo con acordes mayores, y tópicos de timbre, como baterías y voces femeninas. Con esto, pudieron encontrar tópicos comunes entre la música jazz y el blues, y entre el funk, la disco y el soul.

Como podría esperarse, los picos de ausencia o presencia de esos tópicos marcan el auge o el declive de los géneros musicales, los cuales no son los que ha bautizado la cultura popular, sino estilos que los investigadores agruparon para poder seguir el rastro de su popularidad con el paso de los años. Por ejemplo, un estilo se desprende del rock, el rock clásico y el new wave, y otro, del rock, hard rock y el alternativo.

Los investigadores concluyen que la evolución de la música se ha dado de forma continua, es decir, no ha habido abruptas rupturas, pero efectivamente en los años 1964 -cuando se dio la “invasión británica”-, en 1983 -con la aparición del new wave- y 1991 -brote del hip hop- la transformación fue mucho más rápida, y se presentaron revoluciones “estilísticas” en esos años. Los hallazgos coinciden con lo que los críticos de la música catalogan como los años de revoluciones musicales.

Sin embargo, para pesar de los amantes del punk, que lleva la revolución en su ADN, el origen de ese género, en los 70, no es señalado por la estadística como un punto fuerte de evolución en la música. Asimismo, si bien los Stones y los Beatles, que en conjunto suman 66 apariciones en la lista Billboard antes del 68, no engendraron por sí mismos la revolución musical que se les atribuye, sí fueron claves para consumarla.

Vea el artículo completo del Economist