Bruce Springsteen y Paul McCartney se quedaron sin sonido