Por dolor de estómago, Justin Bieber tuvo que abandonar la tarima