El caballero Dylan vence a los prejuicios

Tras una enconada polémica por su oposición a la guerra de Vietnam y su coqueteo con las drogas, el mítico cantante recibe la Legión de Honor francesa.

El músico estadounidense Bob Dylan, acompañado por la Ministra de Cultura y de Comunicación, Aurélie Filippetti, tras la ceremonia en la que el legendario cantante ha recibido la orden de la "Legión de Honor". Efe

Bob Dylan recibió el miércoles de manos de la ministra francesa de Cultura, Aurélie Filippetti, la prestigiosa Legión de Honor concedida por el país vecino en una ceremonia que se celebró a puerta cerrada a petición del artista. El nombramiento del mítico músico folk, de 72 años, había provocado una polémica hace unos meses debido a su posicionamiento pacifista y antiestablishment durante la guerra de Vietnam y su coqueteo con los paraísos artificiales. El padre de Mr Tambourine Man, de paso por París donde da este jueves el último de tres conciertos en la capital, se convierte así en una de las simbólicas figuras extranjeras en recibir la mayor distinción de la República Francesa.

"Estoy agradecido y orgulloso", se limitó a decir Dylan, vestido de traje y corbata, con botas de vaquero, tras recibir la condecoración entre los aplausos de una treintena de personas, según relata el diario Le Figaro. Y añadió, después de una corta pausa: "Eso es todo", posó para la fotografía y abandonó el lugar, tras una ceremonia en el Ministerio de Cultura de menos de 10 minutos.

El tiempo para la ministra de recorrer la carrera del artista, cuya "música une a todo un pueblo ávido de justicia social y de libertad", en un discurso cuyo ritmo lo marcaron las referencias a sus canciones. "Poeta cuya estética se dirige al corazón de la gente, su voz es un grito de libertad. La señal de la potencia evocadora de las palabras", apuntó Filippetti. "Encarna mejor que nadie para Francia esta fuerza subversiva de la cultura que puede cambiar a la gente y al mundo".

La titular de Cultura propuso a principios de año entregar la distinción al cantante que 'el propio Obama calificó de mayor músico estadounidense de la historia'. Pero como reveló el diario satírico Le Canard Enchaîné en mayo, la Gran Cancillería, el organismo que otorga la condecoración, no veía con buenos ojos esta elección e incluso consideraba al mítico cantante 'indigno' de tal distinción. Entre los motivos, sus tomas de posición durante la guerra de Vietnam y su pasada adicción admitida públicamente a la heroína y a la marihuana. En junio el organismo acordó finalmente seguir adelante con su nombramiento.

El anterior extranjero en recibir la distinción fue el británico Paul McCartney, condecorado en septiembre de 2012 por el presidente francés, François Hollande. Sean Connery, Miles Davis, Clint Eastwood, Gene Kelly, Liza Minelli, David Lynch, Luciano Pavarotti, Charlotte Rampling y Kristin Scott Thomas son otras de las figuras internacionales consideradas dignas de tal título en el pasado. Francia ya le había demostrado a Dylan su reconocimiento en 1990, cuando el entonces ministro de Cultura, Jack Lang, le concedió el título de Caballero de las Artes y las Letras de Francia. En abril de 2009, el entonces presidente Nicolas Sarkozy quiso conocerlo en persona al finalizar uno de sus conciertos.

Temas relacionados

 

últimas noticias