El Freaky: siete años entre viernes, fiestas y veranos

El colectivo audiovisual cerró un año dorado con presentaciones en África, México y EE.UU., y la preparación de su nuevo álbum que contará con la participación de artistas nacionales e internacionales.

Andres Shaq, Fatsuggardaddy, Mike Style y Kmmy Ranks son los DJs y artistas visuales que conforman El Freaky. / Cortesía, El Freaky.

En diciembre ponen a bailar a su público con el “Festival en Guararé” de Los Corraleros de Majagual mezclado con kuduro, o con música decembrina fusionada con Dancehall y Drum and Bass. En junio ponen a bailar a ese mismo público con alegres sonidos caribeños, algo de Hip Hop y también salsa, o con su paráfrasis de lo que es un verano: “Summer now”, en la que canta el jamaiquino Gyptian. Así es El Freaky, el colectivo audiovisual que en siete años ha logrado reformar el concepto de fiesta.

El epicentro: Bogotá, Universidad Jorge Tadeo Lozano. Allí, en 2009, los viernes empezaron a ser sinónimo de “El Freaky Friday”, como se denominaba el colectivo en ese entonces. Y lo que inició como la propuesta de una fiesta cada viernes o cada mes, paulatinamente se fue consolidando y los componentes del proyecto desarrollaron un concepto que ha retumbado en recintos desde Bogotá hasta África y Estados Unidos, mediante una fórmula mágica que ha puesto a bailar incluso a los más cohibidos. De hecho, “Fiesta donde sea”, fueron las tres palabras con las que resumió a El Freaky la persona que más ha seguido la trayectoria del colectivo.

El grupo lo conforman FatSugarDaddy, Kmmy Ranks, Mike Style y Andrés Shaq. Con funciones muy definidas y que pueden variar en cada show, entre los cuatro se encargan de seleccionar y mezclar la música, graduar la temperatura de los asistentes al recinto, animar al público y, literalmente, lograr graficar el sonido y proyectar las animaciones en las pantallas que generalmente ubican para sus shows. Pero, sobre todo, entre los cuatro se han encargado de ensalzar la labor de los DJs y los artistas visuales, logrando que no sean considerados simplemente como personas que mezclan canciones.

Además, el colectivo se ha destacado por tomar sonidos colombianos y lograr incorporarlos a ritmos más globales, consiguiendo así una nueva forma de poner a sonar la música del país en ambientes y ciudades en que la rumba se concibe de otra forma. Pero si por algo se ha caracterizado este cuarteto, es por el tacto a la hora de calcular en qué etapa de la fiesta están los ánimos de su público, y qué ritmo es el adecuado para continuar lograr que estén en una línea ascendente.

El cambio en cuanto a los show ha sido grande. Cuando iniciaron, pensaban en una fiesta que durara horas y así mismo era el show. Siete años después, ese show de horas debe limitarse por mucho a 2 ó 3, razón por la que cada parte debe estar aún más cohesionada con la otra para hacer que esa energía que antes lograban contagiar y mantener en toda una noche, se sienta en esos detonantes minutos que pasan cuando se suben a una tarima.

“Antes se pensaba un show para toda una noche, ahora se piensa condensar todas esas horas en lo que es la presentación de El Freaky propiamente. Antes cada uno tocaba de forma más dispersa, así que lo que hemos hecho es llevar toda esa experiencia al concepto de colectivo”, dicen los integrantes del colectivo.

Los “cumbia guys”, como les dice Diplo (Major Lazer, Jack Ü), tuvieron un año bastante agitado y lleno de particularidades. Para su sexto aniversario, El Freaky estrenó su canción “Summer now”, junto a Gyptian, cantante jamaiquino de dancehall. No se quedó ahí. A la canción le hicieron ochos remixes artistas y productores como Frikstailers, Mr. Pauer, Paul Urrego y Brooklyn Shanti. Seis meses después, el colectivo presentó “Bad Boys”, junto a Mr. Lexx (Jamaica), que esta vez tuvo como particularidad el video: es el primero de Latinoamérica en 360 grados. (Lea: Bad Boys, el nuevo video de El Freaky en 360 grados)

Pero también viajaron. Y mucho. El sonido de El Freaky estuvo en tarimas, escenarios y bares de Cali, Medellín, Cartagena, Girardot y Palomino (La Guajira). Pero también viajó a África (Isla Reunión, Francia) al Kaloo Bang Festival, estuvo en el festival Vive Latino de México, y repitió South by Southwest en Austin, Texas (Estados Unidos). De Norteamérica salieron reseñados por varios diarios, entre ellos el New York Times, que los calificó –junto a Systema Solar- como los shows más destacados del gran evento de música, cine y nuevas tecnologías.

Sin duda, otro de los grandes logros del año fue llevar las 10 primeras palabras de su canción “Sabroso”, junto al legendario Alfredo Gutiérrez, a las pantallas de televisión: "Yo soy un rockero cucho que le gusta lo moderno". Muchos colombianos amantes del fútbol, sin saberlo, han repetido el pegajoso jingle que una marca de aguardiente pauta en casi todas las transmisiones deportivas.

Pese a la fuerte unión que han logrado, cada integrante de El Freaky es dueño de sus propios proyectos por fuera del colectivo. Con la creación de festivales y su presencia en toques y fiestas, los cuatro miembros también han logrado seguir abriendo espacios en la escena urbana del país trayendo a artistas históricos y emergentes, muchas veces a que hagan su primera presentación en Colombia.

Para este séptimo aniversario, el grupo continuó la tradición y traerá al país a El Dusty (Texas), MC Milkman (México) DJ Lucha Libre (Puerto Rico). Por Colombia estarán Boom Full Meke, DJ Dever, Bleepolar, El Horny y Dj Rat Race (Crew Peligrosos). De igual forma, para no perder la costumbre, la celebración del aniversario será en dos momentos: uno en Colombia, y otro en una pequeña gira por Estados Unidos y Puerto Rico.

En el país, El Freaky celebrará su séptimo aniversario este 10 de junio en Bogotá (Psyco Museo Café) y al otro día en Medellín (Deck Bar). Después, emprenderán un nuevo viaje a Miami, Nueva York y Chicago (Estados Unidos) y Puerto Rico. Así, el colectivo dice una vez más “Yo para mi casa no voy”, como nombraron su más reciente canción, junto al panameño Kafu Banton, que lanzaron cuando hicieron parte de la maratón Loop 26 de Radiónica.

A El Freaky aún le queda un largo camino por recorrer. Mientras se encuentran en la producción de su segundo álbum de estudio, el colectivo busca permanecer como referente de la fiesta en el país. Una fiesta que en siete años han logrado transformar, con un sello tan único que no puede ser experimentado únicamente escuchando sus canciones, pues es en vivo cuando con su puesta en escena logran interactuar, experimentar y sintetizar las vibraciones del público. 

Temas relacionados