El hombre que cuenta la violencia de las Farc a través de “corridos”

A través de 18 canciones de este género, se retrata el actuar guerrillero de los últimos 52 años en Colombia. Canciones en las que se narra la vida de Tirofijo, Raúl Reyes, Alfonso Cano, Karina, o masacres como la de Bojayá pretenden contribuir a la memoria en el país.

El 2 de mayo de 2002 las Farc perpetraron la masacre de Bojayá, Chocó. / Archivo
Alirio Castillo lleva 20 años componiendo lo que él denomina “Corridos prohibidos”. Ha grabado al menos 600 canciones que siempre ha escuchado al llegar a las cantinas. “Mi felicidad es muy grande al ver a la gente cantándolos”. Define sus canciones como una forma de que no pasen al olvido las historias de los violentos. Por ejemplo, el 23 de septiembre del año pasado, cuando el presidente Santos le dio la mano al jefe guerrillero de las Farc, Timoleón Jiménez, alias Timochenko en La Habana, Cuba, él decidió hacer algo distinto: la banda sonora original del conflicto colombiano. 
 
Durante 45 días, Castillo recorrió las regiones en las que las Farc han hecho presencia durante sus 52 años de existencia. Empezó en Fusagasugá (Cundinamarca), fue a Chaparral (Tolima), a La Plata (Huila), a La Hormiga (Putumayo), a San Vicente del Caguán (Caquetá) y llegó hasta Nariño para luego pasar a Ecuador. 
 
Fue en el país vecino donde se inspiró para hacer el segundo track de su álbum, Farc - Ep: 52 años de terror, en el que narra la historia de alias Raúl Reyes desde su accionar en esta guerrilla hasta su muerte en marzo de 2008, en Santa Rosa de Yanamaru (Ecuador). En el audio de 4:09 minutos, Alirio Castillo, cuenta la historia de secuestros, extorsiones y atentados. “A las 12:25, pasando la media noche, de una base militar vuelan los súper tucán, iban tras de Raúl Reyes el Estado Colombiano (…) Raúl no se lo esperaba que en tierras ecuatorianas, que jamás lo alcanzarían las patrullas colombianas, con una furia del diablo el campamento arrasaban”. 
 
Para hacer este trabajo Alirio Castillo invitó a participar a muchos artistas con los que ha trabajado estos años pero no recibió su apoyo. “Ellos trabajan en los pueblos, viven de eso y ponerlos a grabar canciones que de repente van a herir susceptibilidades por contar que Tirofijo y el Mono Jojoy mataron a tantas personas no les va a gustar y les crea problemas”, cuenta. 
 
Esa fue la razón por la que trasladó la idea a Estados Unidos. Rafael Medrano Meraz, más conocido como “El halcón de Durango” fue quien le ayudó a escribir las 18 canciones y las grabó en su estudio en Chicago. Medrano Merza, mexicano de nacimiento, no conocía el conflicto colombiano. Solo había escuchado de la huella que dejó el narcotráfico en la década de los 80. Sin embargo, Castillo le envió las historias, le explicó lo que significaba ser guerrillero, paramilitar o narcotraficante y durante tres meses, los dos, a larga distancia, compusieron el álbum. 
 
Según Castillo lo que hizo fue cambiar la imagen de los corridos: “por lo general dicen que son una apología al delito, pero con este álbum contamos algo que es real, lo aterrizamos a la realidad de estos delincuentes”.
 

Al recorrer los pasos de ese actuar delictivo, Castillo se encontró con la masacre  de Algeciras, Huila, hace 25 años.  El 12 de noviembre de 1990 el Frente Segundo de las Farc emboscó una camioneta de la Policía que transportaba un grupo de niños menores de 14 años, para ellos compuso la última canción del disco: “Han matado a seis angelitos”, en la que narra con detalle los sueños de aquellos pequeños asesinados que querían ser futbolistas o modelos.  Él la cataloga cómo una canción diferente a las demás, fue una historia que lo marcó pues ni siquiera sabía de la existencia de esta masacre. 
 
Otra de las canciones que nombra una tragedia comienza: “El primero de noviembre, allá por la madrugada se escuchan detonaciones, explosiones (…) saben dónde está el gobierno, ya dejen al desvalido. En un verdadero infierno la ciudad se convirtió y unos cuantos policías de muy poco les sirvió y el Gobierno, con pretextos, refuerzos nunca mandó”.  Se refieren a la toma de Mitú, Vaupés, que perpetraron cerca de 1.500 guerrilleros de las Farc el primero de noviembre de 1998. Durante 72 horas, la guerrilla secuestró al menos a 61 miembros de la Fuerza Pública, entre policías y auxiliares y efectivamente el Gobierno no pudo mandar apoyos pues la pista aérea estaba incendiada y no existía otra forma de llegar.
 
Historias como estas se fueron colando en la memoria de Castillo. “Se me ocurrió que el prontuario de las Farc era tan grande y extenso que hacer un CD no era suficiente, pero tenía que empezar por algo”, cuenta. En su álbum también narra la masacre de Bojayá, Chocó, ocurrida el 2 de mayo de 2002, perpetrada por el bloque 58 de las Farc, cuando lanzaron un cilindro bomba que acabó con la vida de 79 personas que se refugiaban en una iglesia mientras la guerrilla combatía con los  paramilitares: “La muerte estaba de fiesta, vigilando muy atenta. Paracos y la guerrilla son personas diferentes, como el agua y el aceite, pero al final del día son igual de delincuentes. La gente estaba bien llena refugiando mucha gente cuando cayó un proyectil, masacrando a tanta gente”. 
 
La canción 15 describe la masacre de la quebrada El Billar, zona rural de Cartagena del Chairá (Caquetá). Donde el 1 de marzo de 1998 el batallón contraguerrilla No. 52 de la Brigada Móvil No. 3 combatió a la columna 'Teófilo Forero' de las Farc por tres días. El saldo: 61 militares muertos, 43 secuestrados y dos desaparecidos. “Allá en Peñas Coloradas, por el rumbo al Caguán, fue la cruel batalla, rebeldes y militares. Batallón de soldados se estacionó en el lugar, buscaban a Tirfijo, también a Mono Jojoy, el jefe del movimiento, ya llevaban siete meses que habían llegado al lugar. La guerrilla por su parte planeaba como atacar. Estudiaron la rutina que les enseñó Aguilar y al fin decidió atacar”. 
 
Según Castillo, la importancia de este álbum es que: “no incita a parrandear a rumbear, sino que se hizo para ser escuchado y analizando”.  Y lo que pretende es que las historias de estos guerrilleros se conozcan diariamente. 
 

Temas relacionados