"El Petronio es el Grammy de la música del Pacífico": Herencia de Timbiquí

Enrique Riascos, el "Rey de la Marimba", habla en la víspera del concierto de apertura del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez en sus 20 años.

Agrupación Herencia de Timbiquí. / Cortesía Gobernación del Valle

¿Cuándo fue su primera vez en el Petronio?

Fue en el año 2000, en la cuarta versión que se realizó en el Teatro al Aire Libre Los Cristales. Fue muy especial porque en esa oportunidad ganó el grupo Naidi, famoso por canciones como “A Tumaco lo quemaron”.  Yo tenía 12 años y decidí participar con un combo de chicos con el que llevaba un año de aprendizaje en la Casa de la Cultura de Guapí. Nos fue muy bien; nos entregaron una mención de honor por ser el primer grupo de niños que iba, pues no era válido competir con adultos. Así que algunos de esos niños volvimos en el 2002 camuflados en una orquesta de adultos llamada La Clave y ganamos el Petronio en la modalidad Libre.

¿Qué otras memorias tiene del Petronio?

Recuerdo que antes se hacían los remates en la “Calle del pecado”; allí había un hotel llamado Los Reyes, en el que se formaba una especie de “jam”: venían músicos tradicionales del Pacífico con sus instrumentos y se parqueaban en cualquier esquina a tocar.  Se veía cómo circulaba la música del Pacífico desde sus diferentes estilos: Valle, Cauca, Nariño y Chocó. Era muy bueno porque era algo espontáneo, pues el hotel se prestaba para eso, no había problema por las fiestas y todos nos hospedábamos en el mismo lugar. Pero sin lugar a dudas lo mejor fue cuando lo mandaron a las Canchas Panamericanas; en ese momento lo comparé con un Festival que realizan en Austin, Texas, llamado South by Southwest, donde hay mucha gente y presentaciones en las calles, lo primero que pensé fue: esto se internacionalizó.

Sin embargo, este año es en un lugar diferente, ¿qué piensa al respecto?

Lo ideal sería mantenerlo en un solo sitio, pero es fácil criticar desde afuera; vamos a ver cómo lo resuelven los organizadores; esperamos que lo hagan de la mejor manera para luego sí sacar conclusiones. Solo deseo que lo que se ganó, no se pierda, pero también hay que ponerse serio, buscar un espacio, dejarlo allí y mejorarlo. No es solo el Pacífico, no es solo el Petronio, ¡es Colombia!

¿Cómo se imagina el Festival Petronio Álvarez en unos años?

A mí me gustaría que hubiera más. Las personas que manejan esto -no sé si lo hacen-deberían permitirse  ir a otros festivales del mundo y que les paguen por eso, para así traer nuevas ideas y miradas al Petronio. Algo que me parecería muy chévere es que al escenario se le metieran pantallas. También, conocer con mucho más tiempo de anticipación quiénes competirán y armar toda una parte visual alrededor del tema que van cantar y acompañarlo de la música. Asimismo, hacer unos microciclos –como en el fútbol- en donde se puedan seleccionar grupos con proyección que participaron anteriormente para darles una continuidad. Y por último, una transmisión nacional e internacional.

Es evidente que este Festival mueve las fibras de oriundos, artistas y extranjeros, pero ¿qué significado tiene para usted?

¡Es el Grammy de la música del Pacifico!, lo que hace es realzar esos grupos que vienen luchando y poniéndolos en una visibilidad nacional.

¿Y qué significa para Herencia de Timbiquí?

Significó un paso inicial y local muy importante. Herencia venía luchando y en el 2006 ganó; allí la gente dijo: este grupo es bueno e inmediatamente todas las miradas se pusieron en nosotros. Nos ayudó a subir un escalón muy grande y a pensar distinto. Cuando Herencia sale de Timbiquí, llega a Cali y gana el Petronio no sabía bien qué hacer porque la música del Pacífico aún no estaba en los corazones de todos los colombianos, pero cuando llegamos a Viña del Mar y nos ganamos la Gaviota de Plata, nuestro nombre empezó a sonar y el público a sentirse más conectado con nosotros.

Herencia de Timbiquí dará un concierto de apertura del Petronio este miércoles,  ¿qué deben esperar los asistentes?

Un grupo renovado que se ha echado las “agüitas” internacionales y un repertorio variado. Ya tenemos la lectura del público del Petronio, así que lo vamos a poner a gozar, a vibrar, pero también a escuchar; lo vamos a poner arriba, a bailar, a saltar y luego a que se relaje un poco, para finalizar con toda la energía. Vamos con “Amanecé”, “Te Invito” y “Pacífico”, que es una canción que habla de lo que es Petronio: qué bueno es nacer en el Pacífico, qué bueno es vivir en el Pacífico, se vive lo natural y se disfruta lo mágico…

¿Qué mensaje les daría a los grupos que se van a presentar?

Hay que valorar esto porque es una ventana bien importante; así como Herencia de Timbiquí tuvo la posibilidad de participar en el Petronio, ganar y ahora estar viajando por el mundo, cada una de los grupos lo puede hacer. Y aunque solo ganan tres por cada categoría, los demás también trabajen por ello, ¿cómo? Haciendo música todo el año. Necesitamos que la música del Pacífico esté por todo el país.

Ya son 20 años del Petronio…

Sí, 20 años de alegría, de colores y sabores, porque la comida es espectacular.  Estamos haciendo historia en nuestro país, al Pacífico le llegó la hora y el Petronio está promoviendo eso.

¿Cómo va el balance de este año para Herencia de Timbiquí?

Este 2016 ha estado muy bueno. El año pasado hicimos una lectura y ha salido muy bien; ahora estamos con La Niña, esa serie nos impulsó como grupo, a medio año salieron muchos toques, estamos llenos de conciertos y seguimos. El próximo año tenemos dos giras por Estados Unidos y tenemos el lanzamiento del nuevo disco, que es un álbum que va a dar mucho de qué hablar en el buen sentido. Creemos que la historia de la música del Pacífico se puede partir en dos.

Temas relacionados