Jennifer Lopez dudaba de su talento

La artista reconoce Marc Anthony la ayudó a tener confianza en sí misma.

Jennifer Lopez posando al lado de su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.AFP

Jennifer Lopez, quien ha forjado una larga carrera musical llena de grandes éxitos y multitudinarios conciertos, confiesa ahora que nunca había estado muy convencida de la calidad de sus dotes vocales ni de su propia capacidad para triunfar en el mundo del espectáculo. Sin embargo, esa falta de confianza en sí misma empezó a atenuarse durante su matrimonio con Marc Anthony, quien la hizo darse cuenta de que la gran acogida de sus proyectos musicales entre el público no solo se debía a su innegable atractivo sino al talento que proyectaba cada vez que se acercaba a un micrófono.

"Siempre he sido una artista llena de inseguridades, sobre todo en relación a la potencia de mi voz. He vendido más de 70 millones de discos en todo el mundo, pero a veces me paro a pensar y me pregunto: '¿De verdad que soy buena para hacer este trabajo?'. Obviamente, con el tiempo he ido ganando más confianza en mí misma y he sido consciente de que he desarrollado mucho mi talento, pero sobre todo empecé a sentirme más tranquila durante mi matrimonio con Marc [Anthony], porque me ayudó a darme cuenta de que un éxito tan prolongado no puede ser solo fruto de la suerte", explicó la diva del Bronx a la edición británica de la revista Cosmopolitan.

Además de haber comenzado a valorar su trabajo y a sí misma de forma más positiva, en los últimos años Jennifer Lopez ha madurado también en el plano sentimental y ha ganado determinación a la hora de exponer claramente todo lo que busca en su hombre ideal. Aunque en la actualidad disfruta de un estable noviazgo de dos años con el joven coreógrafo Casper Smart, la diva reconoce que no es una mujer a la que se pueda conquistar fácilmente por las muchas exigencias que plantea en toda relación amorosa.

"Para mí, el amor implica tener una pareja que se preocupa por ti constantemente y que satisface todas aquellas necesidades emocionales que precisamente motiva que los seres humanos necesitemos compañía. No soy una mujer fácil de agradar, la verdad, ya que cuando estoy con alguien suelo darlo todo en esa relación y espero de la otra persona un comportamiento similar", aseguró. 

Temas relacionados