LosPetitFellas y una sinfonía de amor y resistencia en Bogotá

La banda bogotana decidió llevar su fusión a un punto más alto, y junto a más de 20 músicos creó una Big Band que estremeció todo el Teatro Julio Mario Santo Domingo. Un recital de Jazz, Funk y Hip Hop.

Daniel Álvarez / Shock.

Cuando LosPetitFellas interpretaron su canción “El Diccionario”, que define Libertad como “decidir de quién carajos te enamoras”, una pareja de mujeres se miró a los ojos y se dedicó el verso en una magna declaración de amor mutua. Como ellas, otras 1.318 personas se dieron cita este viernes en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, en el norte de Bogotá, para confluir con la banda bogotana, en "1320 Sijazz", un show que prometía ser especial, y que agotó sus entradas 21 días antes.

Y fue especial. LosPetitFellas y la "Time Machine" (dirigida por Plutarco Parra) conformaron una Big Band que logró recrear toda una atmósfera de principio a fin, en la que se envolvían los asistentes mediante la puesta en escena, el show de luces y las letras de amor, fiesta y resistencia de la banda. Así, los casi 30 músicos que estaban en la tarima, tocaron las fibras durante una hora y media, en la que conmocionaron canción tras canción, pues cuando se acababa cada una el misterio rondaba el ambiente y cada uno apostaba por qué iba a pasar. Era la primera vez que la agrupación se presentaba en ese formato.

Los asistentes, que acorde al recinto llegaron y se sentaron, no duraron ni cinco minutos así antes de levantarse a cantar los coros e intentar seguir el rapeo de NicolaiFella, vocalista de la banda, pues para cada canción modificó ciertas partes de las letras o las cantaba atemporalmente si así lo indicaban las batutas. Como es costumbre, el show fue una turbulencia que recorrió varias emociones, dependiendo no solo de la temática de la canción, sino de la prolongación de cada canción que se convertían en verdaderos reciales de Funk y Jazz, gracias a los extraordinarios solos de trompetas, saxofones, percusiones de la Big Band. Pero los miembros de los Fellas no se quedaron atrás: Andrés Gómez (Nane) en los teclados, Sebastián Panesso en la guitarra, Juan David Villacrez en el saxofón, Cesar Henao en la batería, y Daniel Pedroza en el bajo, se lucieron cuando ofrecieron extraordinarias interpretaciones de sus instrumentos.

Cada una de las 15 canciones era un acto, y como tal tenía su performance, sus protagonistas y sus actores secundarios. Así, cada integrante tuvo su momento, sin resaltar más que los demás. El show, que inició con una premonitoria “Simpática fiesta” y su declaración de una celebración en la ciudad, se dividió en dos partes. Cada una estuvo marcada por la agresividad de las interpretaciones y la vestimenta de los músicos. De esta forma, el show fue inicialmente muy sereno y suave, con unos músicos de traje y tenis que se ensamblaron perfectamente hasta concluir esa primera parte con un increíble solo de trompeta de Orlando Barrera “Batanga”.

Las luces se apagaron. A duras penas se veía a la persona del lado. Nadie sabía qué iba a pasar. Algunos quisieron guardar energía y se sentaron, pero la calma del recinto se vio interrumpida por los mensajes que los asistentes empezaron a recibir en sus celulares: la Selección Colombia estaba en semifinales de la Copa América Centenario de EE.UU., y hubo algunos minutos de euforia mientras todo permanecía a oscuras.

Los músicos volvieron a salir, esta vez con una vestimenta mucho más urbana: snapbacks, esqueletos, chaquetas de cuero, jeans y tenis, fueron la indumentaria que escogieron para una segunda parte más intensa y dinámica, que inició con “Skillz y continuó con “Hoy”, para la cual invitaron al rapero XarXupleX (cantante de Delirium Tremenz y de Mëlmak-69), quien protagonizó el momento jocoso de la noche en el que hubo espacio hasta para chistes cortos.

Aunque faltaban casi dos horas para las 11:50 p.m., la canción de la banda que lleva por nombre esa hora estremeció a los fans más antiguos de la banda, que recitaron a todo pulmón la letra y empezaron a sentir que los minutos de la banda en tarima estaban terminando de escurrirse. La emotividad del show prosiguió al subirse a la tarima María Mónica Gutiérrez, vocalista de Ságan, para hacer las veces de la mexicana Denise Gutiérrez en la canción “Antes de morir”. En ese instante la banda pidió que encendieran las linternas de los celulares y el espacio se iluminó con una atmósfera de vida y amor. Parecía una lluvia de luciérnagas que se movían al compás de la música y la dirección del vocalista, quién miraba a todos lados lleno de felicidad y con cierto toque de desconcierto.

La noche se acababa, pero LosPetitFellas no podían dejar de interpretar la canción que da nombre a su fiel club de seguidores. Con el “El Club de la Resistencia”, los grandes fanáticos de la banda se quitaron las chaquetas que tenían con ese lema y las alzaron. Otros, llevaron carteles y también los elevaron lo más alto que pudieron. Tan alto como habló NicolaiFella en su discurso final, en el que se refirió a la situación del país, y revindicó al arte como forma de resistir al poder. La mágica noche se cerró con los casi 30 músicos en tarima dando gracias y haciendo la venia a un público que no dejó de corear el grito final propuesto por el líder natural de la banda.