Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 21 mins

¿Quién es el verdadero culpable de la desastrosa actuación de Mariah Carey en Times Square?

Fuentes de la organización del especial televisivo que tuvo lugar en Nueva York aseguran que la cantante no se presentó a la prueba de sonido que hubiera evitado el fiasco en que se convirtió su número musical.

EFE

La cantante Mariah Carey ha sido acusada de ser la principal responsable de la fatídica actuación que ofreció en la mítica plaza de Times Square (Nueva York) durante el tradicional espectáculo musical que se emitió por la cadena ABC para dar la bienvenida al nuevo año, un número que duró escasos minutos a causa del sinfín de problemas técnicos que llevaron a la artista a pasearse resignada por el escenario mientras de fondo sonaba su voz en playback, antes de abandonarlo visiblemente molesta.

Después de que la organización del especial televisivo, a cargo de la productora del fallecido presentador Dick Clark, defendiera recientemente su honorabilidad ante las acusaciones que les dirigió la representante de la intérprete, Stella Bulochnikov, quien no dudó en calificar de "sabotaje" la supuesta falta de profesionalidad con la que se habría gestionado el apartado técnico, ahora fuentes cercanas a los preparativos del espectáculo aseguran que la propia Mariah podría haber evitado todos estos fallos si hubiera acudido a la prueba de sonido que tan necesaria resulta para que los artistas y los responsables de las pistas pregrabadas estén coordinados.

"La culpa es totalmente de Mariah, quien decidió enviar a su asistente para lidiar con este asunto en lugar de presentarse ella misma, como hacen todos los participantes. Todos sus bailarines siguieron las pautas a la perfección y todo el mundo que estaba en el escenario podía oír la música. Incluso si se hubiera quitado el pinganillo, podría haber seguido el ritmo sin problemas al haber ocho altavoces ahí arriba. No tiene ningún sentido atribuir la responsabilidad a la gente de sonido", reveló un informante al diario The New York Post.

Otro supuesto miembro de la organización del concierto ha ofrecido al mismo medio una versión ligeramente diferente de lo sucedido, afirmando que la estrella de la música sí acudió a la prueba de sonido pero haciendo de su presencia algo meramente testimonial.

"La prueba de sonido debía durar unos veinte minutos. Para empezar, ella se quedó a un lado del escenario y dejó que fuera otra persona quien ejecutara toda la coreografía con los bailarines y comprobara el estado del micrófono. Al final del ensayo, se colocó en el centro durante cuatro segundos para tararear algo y despedirse de todos los presentes", reza el testimonio de la segunda fuente.

Sea como fuere, lo cierto es que la polémica intérprete se convirtió sin quererlo en la gran protagonista de la última noche del año por culpa de uno de los contratiempos más notables que ha sufrido su larga trayectoria artística, un duro golpe que, a pesar del comprensible disgusto que le ocasionó, trató de tomarse con humor al dirigirse posteriormente a sus seguidores de las redes sociales.

"Estas cosas pasan, espero que tengáis un año lleno de felicidad y buena salud. Brindo por seguir acaparando titulares en 2017", publicaba en su perfil de Twitter poco después de dar la bienvenida al nuevo año. 

Temas relacionados