San Pacho busca fortalecerse

El Ministerio de Cultura y USAID están apoyando a los organizadores mientras se vincula más el sector privado.

/ Fotos: Enamórate del Chocó

Ya son 366 años de tradición. Quibdó, cada septiembre, celebra las Fiestas de San Pacho. “Son nuestro momento. Representan para Quibdó, lo que la Feria de Cali para esa ciudad. Hacemos lo posible para que los 27000 turistas se sientan muy a gusto. Aquí una misa o un concierto tienen la misma importancia”, dice Alberto Quiñonez, habitante quibdoseño.

Desde 2012, las Fiestas son ‘Patrimonio Cultural de la Humanidad’, declarado por la Unesco.

Y esto trajo una paradoja: el nuevo estatus requiere más inversión, pero no les ha traído más recursos.

“Desde que las Fiestas de San Pacho fueron llevadas al lugar que hoy tienen por la Unesco, la empresa privada cree que nos están llegando bolsas de dinero por esa organización y por el Ministerio y eso no es así. Pareciera que la Patrimonialización era un punto a favor, pero ha tenido el efecto contrario y eso no es lo que queremos”, señala Ramírez.

Por un lado, se necesita más apoyo del sector privado; y por otro, este apoyo implica riesgos.

Por eso, el Ministerio de Cultura ha hecho una fuerte labor de patrimonialización de las fiestas, con un plan de salvaguardia que busca el cuidado y el sostenimiento en el tiempo de las manifestaciones franciscanas; todo, porque pueden verse influenciadas por el interés comercial de la empresa privada.

“Tenemos que seguir en la lucha y buscar quién nos apoye. Sin embargo, nosotros queremos hacerles entender que son nuestras costumbres y que nada hará cambiar nuestro pensamiento.

No queremos perder la identidad de nuestras Fiestas, que son un patrimonio en nuestros corazones”, afirma Ramón Cuesta, quien preside la organización de las Fiestas.

Mientras este asunto se decanta, el Programa para Afrodescendientes e Indígenas de USAID se ha encargado de realizar una serie de capacitaciones en la región con el fin de fortalecer el emprendimiento de sus habitantes, buscando que sus productos no solamente sean comercializados en medio de las fiestas, sino que logren mantenerlos como un sustento.

“Ellos nos han dado capacitaciones en la gestión cultural para hacer que cada una de las personas que participa en esta actividad, no solamente trabaje durante los veinte días. La idea es que los chocoanos tengan una fuente de ingreso permanente”, asegura Jackson Ramírez, representante de la Fundación San Pacho.

Ante las observaciones de algunos sobre que las Fiestas son muy largas y deberían tener una mejor programación, Cuesta contesta que no se puede cambiar de la noche a la mañana una tradición de tantos años. “Es cierto que tenemos que pensar en qué hacer para innovar, pero nunca perderemos nuestra idiosincrasia. Cada uno de los días, tiene su significado”.

Algunas empresas privadas como Bavaria brindan apoyo logístico y empresas más pequeñas se encargan de suministrar materiales para la preparación.

Temas relacionados